domingo, 20 septiembre, 2020

Una manifestación frente a Tribunales exigió «basta de femicidios» en la provincia

Hartas. Esa palabra, breve pero contundente, encabezaba la concentración que este domingo por la tarde se manifestó en la plaza 25 de Mayo para decir «basta de femicidios» y reclamar la declaración de la emergencia por violencia de género. La movilización tuvo lugar horas después de que se conociera el tercer femicidio en menos de 15 días en la provincia. Esta vez, la víctima fue Julieta Delpino (en Berabevú, departamento Caseros); el fin de semana pasado había sido Gisela Fiamaca (en la ciudad de Santa Fe) y el anterior Rocío Vera (en Reconquista).

La manifestación fue convocada por la Campaña por la Emergencia Nacional en Violencia contra las Mujeres y organizaciones de izquierda, entre las que se encontraban el Plenario de Trabajadoras, la JCR y Juntas y a la Izquierda. La concentración comenzó a las 16 y contrastaba con las postales de un domingo «normal» en el lugar. Mientras un centenar de santafesinos aprovechaba el sol de la siesta en familia o con amigos, las manifestantes marcharon alrededor de la plaza, mostrando carteles y banderas y entonando algunas consignas.

Hicieron dos paradas: la primera frente a Tribunales y la segunda ante la Casa de Gobierno. En esos breves momentos, gritaron al unísono «Julieta Delpino, presente!» y a través del megáfono insistieron en la necesidad de políticas públicas contundentes para abordar esta problemática social. Hacia las 17, la movilización se dispersó.

También en Rosario

En Rosario, unos 200 manifestantes se movilizaron concentraron frente al Monumento a la Bandera, donde expresaron su “bronca e indignación” por el brutal femicidio de Delpino.

En ese contexto, Alicia Escudero, del Plenario de Trabajadoras del Partido Obrero, dialogó con la prensa y dijo que el asesino de Julieta «ya tenía denuncias en la Comisaría local, por acoso y hostigamiento hacia ella y otras mujeres de la localidad y no se hizo nada», lamentó.

«Esto lo sabemos por chicas que son de Berabevú y estudian en Rosario», afirmó Escudero y añadió que, de acuerdo a información que maneja el colectivo de mujeres al que pertenece, «habría más personas implicadas en el crimen de la chica» santafesina.

El femicidio de Julieta Delpino

La joven de 19 años, oriunda de la pequeña localidad de Berabevú fue encontrada asesinada y enterrada en el patio de la casa de su exnovio en la tarde del sábado. La última persona que había tenido contacto con Julieta Delpino fue su mamá, el viernes a la noche: cerca de las 23.30 la chica salió de trabajar y le mandó un audio por whatsapp para pedirle que le caliente la comida. Nunca llegó.

Su familia radicó la denuncia el sábado a la mañana, e informaron que no pudieron volver a contactarse con el celular de la chica desde la medianoche. Se activaron todos los protocolos de búsqueda con notificación a la fiscal en turno de Melincué, Susana Pepino y la participación de Personal de la Agencia de Investigación Criminal, Policía Científica, la Brigada Canina, los bomberos voluntarios y la comisaria de Berabevu. El rastreo de las cámaras de seguridad permitió detectar a Julieta, en su bicicleta volviendo del trabajo a casa: su rastro se pierde dos cuadras antes de llegar. La principal sospecha recayó sobre Cristian Romero, un muchacho de 29 años que vive en esa zona y que habría mantenido una relación de pareja con la joven.

La fiscal Pepino solicitó un allanamiento en la vivienda del muchacho, que se efectuó con perros de rastros: los canes primero se abalanzaron hacia el automóvil del sospechoso, donde se encontraron prendas de vestir de la chica desaparecida. Luego se dirigieron hacia un punto en el jardín de la casa: era un pozo, el cuerpo de Julieta estaba allí y habían desparramado cal para intentar ocultarlo. Romero quedó detenido y fue trasladado cerca de las 23 a la comisaría de Chañar Ladeado, sin embargo, debió ser retirado de allí por la resistencia de los vecinos. En tanto, el cadáver de Julieta fue trasladado a la morgue de Venado Tuerto y se aguardan los resultados de la autopsia para determinar la causa de muerte.

Femicidios: en Argentina asesinan a una mujer cada 29 horas

Entre el 1° de enero y el 30 de junio de 2020 hubo 143 femicidios en la Argentina, uno cada 29 horas. El 56% de las víctimas eran madres y 177 niños y adolescentes quedaron huérfanos a causa de la violencia machista. Además, hay otras 18 muertes violentas de mujeres que están todavía en investigación para determinar la naturaleza del hecho.

Las cifras se desprenden del informe presentado por el Registro Nacional de Femicidios, Femicidios Vinculados, Trans/Travesticidios y Lesbicidios de la organización MuMaLá (Mujeres de la Matria Latinoamericana), que genera las estadísticas a través del análisis y monitoreo de medios digitales y gráficos de todo el país, buscadores, sistema de alertas, del seguimiento de organizaciones y portales especializados en género, feminismos, derechos humanos y temas policiales.

De los 143 femicidios registrados desde el 1° de enero hasta el 30 de junio de 2020, 128 fueron femicidios directos; otros 13 fueron femicidios vinculados y hubo dos trans/travesticidio. Ochenta de los 143 crímenes relevados ocurrieron en contexto de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, una circunstancia que vino a agravar la problemática de la violencia de género, ya que mujeres y niños se ven obligados a convivir 24 horas en el encierro junto a sus agresores.

El relevamiento confirmó, una vez más, que los femicidas no son «monstruos»: son personas cercanas a las víctimas, en su gran mayoría. En el 41% de los casos era pareja de la víctima; en un 22%, una expareja; un 13% era un familiar de la víctima y en un 10% de los casos eran conocidos con otro tipo de vínculo. Sólo en un 6% de los crímenes el femicida era desconocido para la víctima y en un 6% no se tiene datos. El 21% se suicidó luego de cometer el asesinato.

Al analizar el lugar físico donde se cometió cada femicidio, surge que más de dos tercios de los crímenes fueron perpetrados en el sitio que -se supone- debería ser el más seguro para cualquier persona: el propio hogar. El 36% de los femicidios fueron en la vivienda de la víctima y el 32% en el domicilio que ésta compartía con el victimario, lo que suma un total de 68%. Esto vuelve a poner en foco la problemática que atraviesan aquellas mujeres y niños que están obligados a compartir las 24 horas del confinamiento en cuarentena con sus potenciales asesinos.

Otro dato que se destaca en el informe presentado por MuMaLá es que el 20% de las mujeres víctimas de femicidio había denunciado a su agresor previamente, el 10% tenía restricción de contacto o perimetral y el 1% poseía un botón antipánico. Ninguna de estas medidas pudo prevenir que sean asesinadas, por lo que el foco de los reclamos de las organizaciones feministas vuelve a ponerse sobre el rol del Estado, que con su inacción en todos los niveles termina desprotegiendo a las víctimas y convirtiéndose en cómplice de los crímenes machistas.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cuatro delincuentes robaron en una casa y abusaron de su dueña

0
El robo y abuso sexual se produjo el viernes a la tarde en el interior de una casa ubicada en la Bajada Distéfano y el terraplén...