Sangre, chuzas, un muerto y siete heridos: las claves de lo que pasó ayer en Coronda

Todo comenzó en la mañana del jueves en medio de un enfrentamiento dentro del pabellón 3 entre dos reclusos, luego se sumaron entre siete y diez internos más. Uno de ellos murió y otro interno está internado en el Hospital Cullen en estado delicado.


Elecciones-HRCC

El pabellón 3 del penal de Coronda es conocido como el Pabellón evangelista , el “de Los Hermanitos “. El pabellón se divide en dos: por un lado los ofensores sexuales y por otro, los de “buena conducta”. 83 son los internos que alberga ese pabellón. El detalle: no hay cámaras, por lo tanto, no hay registros fílmicos oficiales de los salvajes enfrentamientos con armas blancas ¿ Habrá celulares que captaron las imágenes? Se sabrá este viernes, luego de las requisas ordenadas por el fiscal que entiende en la causa Marcelo Nessier.

La “pseudo paz” de la cárcel modelo se rompió cerca de las 11 del jueves y un celador del servicio penitenciario fue testigo del origen del enfrentamiento fatal. Todo se inició entre un recluso de apellido Vázquez y otro de apellido Steiger. Luego, tal vez por el factor contagio, el litigio se amplió a más presos: entre 7 y 10 fueron los que se involucraron en la contienda.

Cuando las “armas blancas se transformaron en las anfitrionas” del encuentro, “la cuestión se puso difícil”. Media hora bastó para que todo termine en un sangriento escenario.

El recluso de Juan Ramón Vázquez de 28 años fue trasladado con graves heridas cortantes al Hospital Cullen y, a pesar del esfuerzo del personal médico, no logró sobrevivir. Mejor fortuna corrió su contrincante, Ariel Steiger, quien fue asistido en el mismo nosocomio y permanece internado en sala 6. El paciente presenta múltiples heridas cortantes, una en el cuello, dos en el abdomen y tres en el tórax. Pero hay más: otros siete internos resultaron heridos en la batalla campal.

Exclusive

Se supo que había sangre por todos lados… pero… no hay cámaras. Creer, es solo cuestión de fe.

Y uno infiere en la importancia que cobra un monitorio constante dentro de, por ejemplo, la Cárcel modelo de Coronda. ¿Hay que darlo por hecho? La respuesta es no. Y la explicación es la siguiente. El periodista Juan Peratitis de Coronda contó que al circuito de videovigilancia interno lo armaron reutilizando viejo cableado de telefonía fija. Lo ideó y puso en marcha persona de logística del penal. ” Es casero pero funciona bien”, asegura.

El mediodía del jueves, el ambiente era denso en el correccional. Desde el Servicio Penitenciario se comunicó lo ocurrido a la Policía de Investigaciones (PDI) a las 13:30 y a las 17 llegó personal de criminalística para dar comienzo a las actuaciones pertinentes para este tipo de casos.

Lo que sigue, muchas dudas y pocas certezas. Esta mañana se iban a requisar las celdas con el objeto de encontrar “las chuzas” utilizadas en los ataques y los celulares de los internos, cuyas imágenes podrían ser aportadas a la investigación. Sobre este mediodía estaba prevista la posibilidad de realizar la autopsia al hombre fallecido.

Juan Ramón Vázquez: condenado por homicidio

El recluso falleció a los 28 años en la tarde del jueves, producto de las heridas recibidas en pleno enfrentamiento. Estaba preso por un homicidio, por el que fue condenado en el año 2014.

Vázquez fue imputado y condenado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por la participación de un menor. La sentencia se instruyó en un juicio abreviado de diciembre de 2014

Alejandro Staiger: condenado por homicidio calificado

El interno, que permanece internado en el Hospital Cullen con al menos seis heridas cortantes, cumple una condena desde marzo de 2019. Fue sentenciado por homicidio calificado por el uso de arma de fuego en concurso con tentativa de homicidio y portación de arma de fuego.