Noticias de San Cristobal Santa Fe y Región

Otra Vida: analizamos la nueva serie de ciencia ficción de Netflix

Netflix sigue estrenando series originales, pero vuelve a caer en sus viejos vicios con una historia incoherente y cargada de lugares comunes, muy mal llevados. 


Exclusive

Netflix no deja de sumar series originales a su catálogo, más allá de su dudosa calidad. Aaron Martin (“Degrassi: The Next Generation”) es el creador de “Otra Vida” (Another Life), un drama de ciencia ficción protagonizado por Katee Sackhoff, Tyler Hoechlin, Justin Chatwin, Samuel Anderson y Selma Blair, quien hace una breve aparición tras su diagnóstico de esclerosis múltiple. ¡La amamos!

“Across the Universe”, el primero de los diez episodios de esta temporada, arranca en un futuro no muy determinado, pero sabemos que el 2026 ya quedó atrás, y que parte de Washington DC ahora está bajo el agua. Datos que no tienen mucha relevancia cuando un enorme objeto volador no identificado -en forma de gigantesca cinta de Möbius– hace su arribo a la Tierra y se planta en medio de la nada, creando lo que parece ser una antena de transmisión en forma de cristales.

Seis meses después, el Artefacto no muestra ninguna señal de cambio, pero la experimentada astronauta Niko Breckenridge (Sackhoffy) debe abandonar a su familia -su hija Jana y su esposo Erik Wallace (Chatwin)- para comandar a una joven tripulación, cuya misión es viajar hasta los confines del espacio (una estrella en particular) e investigar los orígenes de esta extraña nave ¿extraterrestre? La cosa en cuestión nunca mostró signos de hostilidad (bah, no mostró ningún signo), pero la Salvare debe enfrentar todo tipo de peligros interestelares para asegurar que sus seres queridos de la Tierra no corran riesgo alguno. Mientras tanto, Erik y su equipo de científicos, se dedican a buscar la manera de comunicarse con el Artefacto a través de sonidos de palomas y sinfonías de Wolfgang Amadeus Mozart.

El viaje espacial tiene una duración de tres meses hacia su destino, pero en el medio algo sale mal, la nave se desvía y la tripulación comienza a despertar de su hipersueño. Niko, quien tomó la capitanía de la Salvare por encima de Ian Yerxa (Hoechlin), no está muy bien vista por el ex comandante ni por sus compañeros, quienes recuerdan un viejo accidente donde estuvo involucrada la astronauta. Esa misma misión fallida es la que la volvió extremadamente cautelosa, demasiado para el intrépido Yerxa, quien decide amotinarse y denegar su autoridad. Claro que las torpes acciones del piloto ponen a todos en peligro, desviando la nave (ahora bastante dañada) hacia un rumbo desconocido.     

noticias similares
1 De 34
Sackhoff siempre lo pasa mal en el espacio

“Otra Vida” rejunta un montón de tropos conocidos de la ciencia ficción -la nave espacial dañada y varada, por ejemplo- y suma decisiones argumentales un tanto extrañas y polémicas como la jovencísima tripulación de la Salvare, mucho más interesada en enviar mensajitos personales a la Tierra, que colaborar en la misión que los compete. Martin, encargado del guión, y el director Omar Madha (“The 100”) deciden que estos pibes la tiene re clara, y que Breckenridge es la ‘vieja amargada’ del grupo (apenas tendrá unos cuarenta) que viene a aguarles la fiesta. Se supone que esta es la misión destinada a descubrir los orígenes de la nave que se plantó en la Tierra, pero poco tienen de profesionales (ni siquiera usan uniforma porque es algo que “ya fue”) y mucho más de troupe de Gran Hermano.  

Entre los exasperantes movimientos de cámara que utiliza Madha para “generar tensión”, personajes masculinos que no paran de interrumpir a sus colegas femeninas (esto ocurre, al menos, tres veces durante el episodio mientras las chicas explican cosas complicadas y muy científicas), y una infinidad de conflictos interpersonales que no aportan mucho, “Another Life” va perdiendo interés, dejando que los dramones y las peleas le ganen a la trama principal y a la ciencia ficción.

La peor tripulación del mundo

Es obvio que Martin intenta mostrar las dificultades y contradicciones de abandonar el hogar y la vida cotidiana (Niko ya estaba retirada) para tener que volver al espacio y lidiar con un montón de cosas para salvar al mundo, pero entre las incoherencias narrativas, los clichés, y un capítulo larguísimo (en serio, Netflix, tenés que replantearte estos episodios de una hora de duración), la serie nos pierde antes de darle play a lo que sigue.

“Across the Universe” nunca logra generar el gancho y la curiosidad suficiente como para atraparnos con la trama extraterrestre o, incluso, la del peligro que corre la tripulación. En cambio, mete demasiadas situaciones en este vistazo inicial, sin dejarnos la mínima posibilidad de asimilar lo que va pasando, ni comprometernos con un grupo de personajes verdaderamente insoportables. Una serie más del montón, que utiliza escenarios genéricos y efectos especiales de dudosa calidad que, suponemos, no va a pasar de su primera temporada.

PetShop
Suscríbete a nuestro boletín
Regístrese aquí para recibir las últimas novedades y actualizaciones directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento