Solo en www.sancristobalinfo.com

Mientras Maduro reprimía en Caracas, lo defendieron en Buenos Aires con Luis D’Elía a la cabeza

Mientras el régimen de Nicolás Maduro reprimía en Caracas una nueva marcha en contra de su presidencia, en Buenos Aires, Luis D’Elía, con micrófono en mano, llamaba a la defensa del mandatario venezolano, con las escalinatas de la Embajada de Venezuela en Argentina como escenario.

Si la política genera grietas ideológicas, la situación político social que se vive en Venezuela genera un océano de distancia entre un punto y el otro. Con el frío y la lluvia como compañeros, movimientos de izquierda, junto a organizaciones piqueteras y sindicales, se movilizaron a la embajada del país bolivariano para manifestarse en “apoyo” al gobierno de Nicolás Maduro y en contra de una presunta planificación de una intervención militar de los Estados Unidos.

Si alguien pasaba de casualidad sobre la avenida Luis María Campos y escuchaba los discursos, podría creer que lo que se vive en Venezuela es un golpe de Estado más que el accionar del comienzo de una dictadura. demás de D’Elía, participó de la marcha el ex embajador en Bolivia y dirigente de Nuevo Encuentro, Ariel Basteiro, con representantes de los sectores kirchneristas de las unidades sindicales ATE y CTA.

(Adrián Escandar)

Lluvia mata ideología. La convocatoria no fue un éxito, no más de 100 personas, pero sirvió como propaladora de doctrina en una especie de improvisada asamblea que terminó con un extenso discurso del embajador venezolano, Carlos Eduardo Martínez Mendoza, un histórico dirigente del chavismo. ‘Remache’, como lo apodó el mismísimo Hugo Chávez por lo “corto” de sus dedos, defendió la posición de su Gobierno y culpó a la prensa internacional y a la “derecha venezolana” de ser los responsables de “provocación y violencia“. En la última semana Martinez Mendoza denunció que fue “amenazado de muerte” en las redes sociales, a lo que se habrían sumado publicaciones de imágenes de su residencia. En un documento firmado por el “Comité argentino de solidaridad con la República de Venezuela” que se leyó en el inicio del acto, se culpó al Gobierno Nacional de la “agresión y acoso” al representante diplomático y se le pidió al presidente, Mauricio Macri, que “haga su trabajo” y resguarde la seguridad de la misión venezolana.

(Adrián Escandar)

Hablaron todos, con discursos en el mismo sentido: que la democracia en el país del caribe está asegurada y que todo se trata de una manipulación de la derecha para poner en riesgo a la “patria grande” latinoamericana. Cantos con “no pasarán” y “gorilas” como palabras en común, sirvieron como ingrediente militante.

“Es una movilización espontánea en apoyo al gobierno y el pueblo bolivariano y damos como bienvenido ese saludo en este momento en el que Venezuela y nuestro gobierno está llamando a la paz, al diálogo, a que cesen las manifestaciones violentas”, dijo Martínez Mendoza en diálogo con Infobae. El embajador venezolano afirmó que los “derechos constitucionales” en su país están “garantizados más allá de lo que digan“.

El diplomático evitó polemizar con el Gobierno nacional. “En nuestro país se respetan todos los derechos, esas manifestaciones no son pacíficas. La mayoría de los fallecidos, son el producto de la agresividad de los manifestantes que en algún momento quedaran aisladas. El país se dará cuenta de eso”, agregó.

También negó haber recibido indicaciones de su Gobierno ante la posibilidad que Argentina apoye la posición de distintos sectores internacionales que aseguran que en Venezuela está en riesgo la democracia y en los que se pide una acción conjunta. “Yo no puedo hablar sobre hipótesis, ni hechos no consumados. Nosotros de manera integral evaluamos la situación de la región”, finalizó. Mas tarde, en su exposición, destacó que “de 47 muertos, solo cuatro son producto de la acción policial” y que fueron producto de las “provocaciones” a “los cuerpos de seguridad con la finalidad de que esas provocaciones traigan excesos para poder explotarlos mediaticamente”.

(Adrián Escandar)

D’Elía, fiel a su estilo, pidió que “trone el escarmiento“. “Si cae Venezuela, cae toda América Latina“, afirmó el dirigente social, al mismo tiempo que formuló una extraña teoría. Según el piquetero “la derecha” ahora va “en contra de los gobiernos de Temer y Macri”, para poder “fabricar nuevos candidatos a favor de sus podridos intereses”.

Después de más de ocho oradores, con el frío en aumento y la noche empezando, el acto terminó, el centenar de personas se desconcentraron y sábado terminó. A esa hora, en Venezuela, la represión aumentaba, en el marco de 50 días de protestas con casi un muerto cada 24 horas.

Anuncios
También podría gustarte
Comentarios