Anuncios
Solo en www.sancristobalinfo.com

“Me mandaron para que te viole y te mate”

El 22 de enero, pasadas las 23, cambió la vida para siempre de una mujer y su hijo de ocho años en un barrio de la zona sur de la provincia de Córdoba.

Esa noche, Jonathan Zalazar destrozó a patadas la puerta trasera de la casa donde se encontraban y entró con una frase que helaba la sangre: “Me mandaron para que te viole y te mate”.

Nueve meses después del brutal ataque, el violador admitió su culpa en un juicio abreviado aunque no demostró ningún tipo de arrepentimiento ni pidió perdón. Los jueces lo condenaron a 12 años de prisión por abuso sexual agravado reiterado y ahora el fiscal de Cámara, Marcelo Hidalgo, investiga quién fue la persona que ordenó la violación.

Cuando escuchó los golpes en la puerta la mujer creyó que se trataba de un asalto. Por eso cuando vio entrar a Zalazar lo primero que atinó a hacer fue advertirle que no tenía dinero ni nada de valor para darle. De hecho, ni siquiera vivía en esa casa sino que se encontraba ahí de forma eventual.

Pero no era eso lo que buscaba el condenado. Fue entonces cuando confesó que lo habían mandado para que la violara y la matara y un segundo después, lo puso en práctica. La golpeó con los puños, le dio patadas, la tiró varias veces contra una pared y después la violó. Cuando terminó de someterla fue a la habitación en la que dormía el hijo de la mujer, de ocho años, y abusó de él también.

Mientras tanto la madre se había encerrado en el baño y desde ahí llamó a la policía con su celular y pidió ayuda a los gritos. Unos minutos después llegaron los efectivos y atraparon al agresor cuando intentaba escapar de la casa armado con un cuchillo.

Anuncios
También podría gustarte
Comentarios