Anuncios
Solo en www.sancristobalinfo.com

Mantener y usar un auto nuevo ya cuesta $ 10 mil por mes

Comprar un auto para moverse en la ciudad de Buenos Aires no sólo implica lidiar con los piquetes y embotellamientos cotidianos. Cumplir el sueño del “0km” también trae un pesado combo de gastos que, juntos, equivalen cada mes a dos tercios de un salario promedio. Y que hoy hasta superan los costos de meterse en un plan para tener una vivienda. Al sumar, según un relevamiento de Clarín, mantener y usar un coche básico ya demanda más de $ 10.000 mensuales.

Ese presupuesto –de $ 330 por día, sin lujos– es lo mínimo que necesita una familia porteña sin cochera propia para solventar el uso de un cinco puertas naftero recién salido del concesionario: modelos como el Sandero, el 208 Compact, el Palio Fire, el Fiesta y el Gol Trend con valores de $ 220.000 a $ 290.000.

Para llegar a la cifra, como gastos principales, se tuvo en cuenta la carga de dos tanques y medio de nafta súper de YPF (125 litros, $ 2.305), el alquiler de una cochera en un garaje de un barrio de nivel medio ($ 2.350) y la cuota de un seguro contra terceros con adicional contra granizo ($ 2.200) en una compañía líder.

A fin de mes, estos tres conceptos se llevan 68% del presupuesto. Pero no son los únicos. En la cuenta también se incluyó un proporcional mensual del pago de la patente ($ 720) y del primer servicio técnico programado en un concesionario oficial, que ya ronda según la marca los $ 4.500 ($ 375 por mes) y es obligatorio hacer a los 10.000 o 15.000 kilómetros para mantener la garantía de fábrica.

Finalmente, se agregaron dos lavados mensuales ($ 500) y un adicional de $ 1.600 para extras como peajes, estacionamientos por hora, propinas a “cuidacoches” y visitas imprevistas al taller, entre otros. Un monto conservador, considerando que una estadía de sólo tres horas en garajes del centro puede costar más de $ 180 y que usar autopistas como la 25 de Mayo y la Perito Moreno, ida y vuelta, ya se paga entre $ 80 y $ 110 por día según el horario.

Así, al juntar todos los gastos, la calculadora muestra que se deja en el auto un total de $ 10.050. Es un 26% más que hace 12 mesesy no escaló aún más porque la nafta, siguiendo al dólar, sólo se encareció 8% en el último año.

Al comparar, los gastos de usar un auto nuevo representan el 63,6% de los $ 15.840 que conforman el salario promedio de los porteños. Y casi 4 de cada 10 pesos (38,9%) del ingreso medio de las familias de la Ciudad, ubicado por cifras oficiales en $ 25.814. Otra forma de verlo es que, en el primer año, sin considerar subas, el coche se llevará más de $ 120.000, o sea, casi la mitad de lo que costó comprarlo.

Se trata de una base porque, si la nafta es premium de Shell (casi $ 2.700 para 125 litros), si el seguro es contra todo riesgo ($ 3.500), si el garaje está en una zona top ($ 2.700), si se hace un lavado cada semana y se suman más gastos extra, el total puede superar los $ 13.500 por mes. O casi $ 160.000 en el año.

Con estos números, y la reciente expansión de los nuevos préstamos hipotecarios ajustables por inflación, este año la idea de comprar un auto empezó a competir con otro proyecto antes casi inaccesible para la clase media: el de tener una casa propia. Y la sorpresa, al hacer las cuentas, es que hoy las cuotas hipotecarias para una vivienda chica pueden ser mucho menores que esos $ 10.000 mensuales destinados al auto.

Tomando un préstamo en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) a 30 años del Banco Nación, adquirir un departamento usado de dos ambientes (con 43 m2) en un barrio promedio (a un valor de 105.400 dólares) exige un ahorro previo de $ 344.000, sólo un poco más de lo que cuesta comprar un cero kilómetro básico. Y luego se empieza a pagar cuotas de $ 6.270 por mes. Para un tres ambientes usado medio de 68 m2 y 160.500 dólares de valor, en tanto, la cuota inicial para financiar el 80% de la unidad no supera los $ 9.500.

Como inversión, la gran diferencia entre un auto y un inmueble está en la capacidad de ambos de mantener el valor en el tiempo. En la Ciudad, según datos de Reporte Inmobiliario, los precios de los inmuebles se duplicaron en dólares en sólo 10 años. Con el auto ocurre algo bien distinto: ni bien deja la concesionaria pierde entre el 10 y el 20% de su valor, y luego se deprecia año tras año.Nuevos préstamos para el 0km

Este año, los préstamos bancarios que se ajustan según la inflación dejaron de ser exclusivos para viviendas. Desde febrero, el Banco Provincia presta hasta $ 572.000 para adquirir el 100% de autos nuevos o usados. Dan hasta 4 años para devolverlo con una tasa de interés del 8 al 10% anual, más lo que avance el índice de precios. La entidad está dando 250 de estos préstamos por día. Ya entregó 19.626 por $ 3.814 millones.

Anuncios
También podría gustarte
Comentarios