18.4 C
San Cristobal
Inicio Info General Curiosidades La extraña tumba de...

La extraña tumba de una niña que su madre hizo construir con una escalera para acompañarla los días de tormenta

La pequeña le tenía terror a los relámpagos y rayos. La madre la visitaba en su sepultura como aquellos días en que vivían juntas.

Los cementerios encierran secretos. Descansan cuerpos que ya no están presentes en el día a día. O sí. Porque el de la ciudad de Natchez, en el condado de Adams, Mississippi (Estados Unidos), es hogar de algunas lápidas inusuales: es la tumba de Florence Irene Ford la que tiene la historia más conmovedora.

El cementerio del condado de Adams tiene l particularidad de esta sepultura con una fuerte historia de amor.

Florence murió de fiebre amarilla a los diez años (1861-1871). Durante su vida, se sentía aterrorizada cada vez que había tormentas eléctricas y necesitaba consuelo de su madre en cada temporal.

Así que cuando ella murió, su madre, devastada por la pérdida, mandó construir un ataúd especial para Florence que contase con una ventana de vidrio para poder ver su cuerpo.

Además, la tumba de la pequeña tiene una serie de escalones de cemento que descienden hasta su ataúd , con una ventana de vidrio bajo tierra. Cada vez que se producía una tormenta eléctrica, la madre de Florence se dirigía al cementerio, bajaba los escalones y allí se sentaba, para consolar el alma de su hija.

La escalera subterránea lleva a una ventana de vidrio desde donde la madre contemplaba a su hija.

¿Por qué la madre hizo tal cosa?

Parece que a la pequeña Florence le aterrorizaban las tormentas, y cada vez que había una, corría hacia su madre, que la consolaba amorosamente.

Durante años, la tumba no ha cambiado mucho. Por ejemplo, se puede seguir leyendo el epitafio en la tumba: “Una hija tan brillante y afectuosa como Dios la bendijo con su imagen.” Lo único se modificó es la ventana de cristal, que fue cubierta para evitar posibles actos de vandalismo en los años ’50.

Florence Ford vivió entre 1861 y 1871 y le tenía terror a las tormentas eléctricas. Por eso su sepultura tan especial.

Después de la muerte de la madre de Florence, el vidrio que cubría el ataúd de la pequeña fue recubierto por cemento para evitar el vandalismo. Sin embargo, hasta hoy, los visitantes aún pueden descender los escalones hasta la tumba de Florence.

Más allá de la tumba de Florence Ford, el cementerio de Natchez tiene varias curiosidades: una de las lápidas la llaman el «Ángel Giratorio», que es una estatua de un ángel tallado de tal manera que forma una ilusión óptica. Al acercarse a la estatua desde el ángulo correcto, el ángel parece girar hacia el visitante.

También hay una gran lápida de tres niveles cuyo tamaño, bastante grande, se explica por el hecho de que hay una silla mecedora en el interior, como era el deseo de Rufus E. Case, cuyos restos se encuentran allí junto a la silla que le acompañó sus últimos años.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Farmacia de Turno

San Cristóbal. Consulte el Calendario.

PRONÓSTICO DEL TIEMPO

San Cristobal
nubes
18.3 ° C
18.3 °
18.3 °
87 %
0.6kmh
86 %
Mar
28 °
Mié
28 °
Jue
24 °
Vie
28 °
Sáb
23 °

MÁS POPULAR

X