Galletas, bombones, chuches o botones para disparar misiles termonucleares… hay cosas que no es conveniente dejar en manos de una sola persona.

El tema del lanzamiento de armas nucleares ya sabemos como funciona gracias a las películas de Hollywood: dos personas se han de sincronizar rápidamente tras pasar a DEFCON 1, habitualmente armados con un par de llaves y otros tantos botones rojos. Unas gotitas de sudor en la frente no suelen faltar.

Es un sistema eficiente cuando está en riesgo la seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica, pero a todas luces excesivo cuando hablamos de tomar decisiones de menor calibre, que tan solo afecten a la vida de pequeños núcleos familiares.

Por eso nos gusta esta cajita. Necesita de cuatro manos como mínimo para poder ser abierta. Perfecta para hogares de parejas con un mínimo de cero y un máximo de 1 hijo.