Anuncios
Solo en www.sancristobalinfo.com

“Hay que ponerle un límite al Gobierno”, dijo Cristina Kirchner en su acto

“No desunamos, vengo a sumar. Hay que ponerle un límite al Gobierno“, dijo Cristina Kirchner en el lanzamiento del Frente Unidad Ciudadana, la herramienta electoral que construyó para competir en los comicios legislativos.

La ex presidenta lanzó esa frase en un acto en la cancha Julio Grondona del club Sarandí. Parada en una tarima blanca sin otro ornamento que un micrófono -un escenario que contrastó con las puestas maximalistas que ordenaba montar cuando estaba en el gobierno– Cristina dejó que el público cantara algunos minutos “vamos a volver, vamos a volver”, antes de pedirles que muestren sus banderas.

Por Marcelo Hugo Helfgot

Afónica y con muchos problemas de sonido, la ex presidenta denunció que “nos quieren dar 100 años más de deuda”, en referencia a la emisión de bonos que hizo el Gobierno. “No gastemos en insultos, pongamos la energía en movilizar a los ciudadanos”, pidió la jefa del frente Unidad Ciudadana.

Lo importante es canalizar esta fuerza en organizar a la sociedad. Por eso los convoco a la unidad ciudadana. A la unidad de todos los argentinos y de todas las argentinas, porque estoy convencida de que esta etapa histórica de agresión neoliberal a todos los estamentos de la sociedad”, dijo la ex presidenta.

“Los telegramas de despidos no son para los de un partido o de otro, no, vienen con nombres y apellidos de hombres y mujeres de carne y hueso. Por eso Unidad Ciudadana, que representa a los hombres y mujeres de carne y hueso“, sostuvo Cristina, en uno de los pasajes de su discurso dedicado a separarse de la historia del peronismo.

La ex presidenta no dijo si será candidata. Cuando el público le gritó “Cristina senadora, Cristina senadora”, le gritó el público, la ex presidenta respondió: “Yo he tenido en mi vida todos los honores y todos los cargos, gracias a ustedes.Vengo a sumarme como una más, vengo a poner la cabeza y el cuerpo”, sostuvo.

Parada en medio del escenario, después reclamó: “Es necesario poner un freno a tanto disparate. ¿Cómo nos pueden decir que van a endeudarnos por 100 años? Es imprescindible poner un límite, un freno porque así no se puede seguir”.

Y continuó: “Si la gente está recibiendo estas facturas y los precios y los remedios siguen aumentando, ¿de qué 2019 me están hablando?, se preguntó en referencia a la próxima elección presidencial. “Quiero que lleguen a 2019 los argentinos, la Argentina, no un dirigente, ¿qué ganamos con la especulación? Se trata de nuestro país, de que la Argentina vuelva a tener un futuro”.

Cuando la militancia otra vez volvió a corear “Cristina senadora”, la ex presidenta dijo: “Hemos tenido todos los cargos, todos los honores, tengo que decirles de corazón que ya no soy la joven que quiere cambiar el mundo, los años pasan para todos. Me tocó ser madre, perder a mi compañero y ser viuda. Me tocó también ser abuela. La vida tiene esas cosas, te dan y te quitan”.

Cristina Fernández de Kirchner en el estadio de Arsenal de Sarandi donde presento la alianza Unidad Ciudadana.Fotos Rolando Andrade

Sin aclarar si será, o no, candidata, dijo: “Yo voy a estar siempre junto a ustedes. Siempre voy a estar ayudando, ayudando a esta Unidad Ciudadana”.

Después, trazó un cuadro dramático de la situación económica: “La matemática es una sola. El problema que tenemos en la Argentina es que los números no están dando en los hogares, en los comercios, en las empresas Pymes, que siempre están al borde de la ruina”.

El acto tuvo de manera inesperada una impronta macrista. Fue cuando la ex presidenta dijo que “esta Unidad Ciudadana tiene que representar las necesidades” y empezó a convocar de a una a cerca de una veintena de personas.

Cristina Kirchner en el estadio de Arsenal.

A todas las trató por su nombre de pila -en algunos casos también con el apellido- y a medida que las fue mencionando trazó una breve historia de sus vidas y de sus problemas actuales.

Llamó, por ejemplo a Guadalupe y a Julia, dos ex becarias del Conicet, y a una docente de la Universidad Arturo Jauretche. Las tres, dijo Cristina Kirchner, debieron abandonar sus investigaciones por los recortes presupuestarios.

Después convocó a “Agustín”, un adolescente que tiene compañeros que abandonaron el secundario “porque tuvieron que empezar a trabajar”.

Las historias se fueron sumando. Una directora de escuela pública de Berazategui que le aumentó la matrícula porque “los padres ya no pueden mandar a sus chicos a escuelas privadas. María Cañete, que está frente a un comedor popular, Norma, una pensionada con 7 hijos, Verónica, una de empresaria Pyme, y así se fueron sucediendo los casos.

“Si tuviéramos que hacer una lista de todos los sectores agredidos creo que el día de mañana nos encuentra acá y aún no hubiéramos terminado”, agregó Cristina.

“Esta es la realidad. Podrás tener coaching, te podrán guiñar los discursos, podrás poner carita de buena, pero hay que cambiar la realidad. Nunca guioné mi vida ni mis pensamientos”, dijo en el cierre.

Se despidió sin despejar las dudas de si será candidata.

Reviví el minuto a minuto del acto de CFK

Anuncios
También podría gustarte
Comentarios