Connect with us

Viral

Fue grabado golpeando a su perro y enfrentó a la justicia. Jamás podrá volver a tener una mascota

Horacio-Felipe

Chemo Eden, de 18 años, atacó a su mascota porque lo interrumpió mientras veía televisión


Uno de los actos más brutales y cobarde que existen es el maltrato animal. La idea de pensar en que alguien es capaz de hacer daño a un indefenso ser da escalofríos. Nos hace cuestionarnos el nivel de maldad que existe en la sociedad.

PetShop

Gran conmoción causó en Reino Unido la noticia sobre el violento ataque que sufrió un bull terrier a manos de su dueño.

Eden Chemo, de 18 años, perdió el control cuando Zeus, su mascota, comenzó a pedirle muy alborotadamente que jugará con él, interrumpiendo el programa que estaba viendo por televisión.

Muy enojado, el británico comenzó a golpearlo mientras el pobre animal se quedó indefenso en el sofá.

El agresivo momento fue grabado por un amigo de Eden que se encontraba en el lugar, quien no dudó en subirlo a sus redes sociales pidiendo justicia para Zeus. Los usuarios de internet no dudaron en tildar como «atacante» al  joven.

El incidente llegó hasta la Real Sociedad de la Crueldad a los Animales – RSPCA por sus siglas en inglés -, por lo que la inspectora Emma Dingley le realizó una visita sorpresa.

«Este fue un ataque cobarde y desagradable contra un perro que estaba acostado en su casa y que parecía no tener idea de por qué estaba siendo sometido a tanta violencia».

Chemo fue acusado de causar un sufrimiento innecesario a un animal, ya que sometió a su mascota a una violencia física que generó miedo y angustia en el animal.

El joven fue citado por la Corte de Magistrados de Manchester, entidad que ordenó que Zeus ingresara a la atención de la RSPCA para ser reubicado por otra familia. 

Chemo deberá realizar un trabajo no remunerado por 80 horas durante 12 meses y tendrá que pagar la suma de 300 libras. Además, no podrá tener al cuidado un animal nunca más en su vida.

Mientras se espera el resultado de este caso judicial, el animal ha estado bajo el cuidado de la RSPCA. A pesar de que aún no le encuentran un nuevo hogar, ha demostrado grandes avances en cuanto a su confianza.

«Al principio temía a los movimientos de las manos. Si alguien se acercaba a acariciarle la cabeza, caía al suelo. Ahora tiene más confianza con las personas».

-Emma Dingley, inspectora RSPCA-

Ninguna mascota merece pasar por el infierno del maltrato animal. La violencia física sólo genera miedo y angustia en quienes se ejerce. Sin duda alguna, hay algo mal en quienes la practican.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *