“Fingí que estaba muerta”: una escritora habló del abuso sexual de su padre cuando era niña

Eve Ensler escribió “The Apology”, una carta ficticia en la que su padre se disculpa por los abusos sexuales a los que la sometió hasta los diez años.


Horacio-Felipe

En lo ’90 Eva Ensler se hizo conocida en Estados Unidos por su obra de teatro “Los monólogos de la vagina”, la cual se representó en más de 140 países. La escritora estadounidense de 66 años publicó el mes pasado su último libro llamado “The Apology”, una especia de carta ficticia escrita por su padre en la que éste se disculpa por el abuso sexual que sufrió en manos de él.

Como toda niña pequeña Eve Ensler amaba a su padre. De pronto empezó a sentir que algo en sus afectos infantiles no marchaba bien. Algo se había corrompido. Con el paso del tiempo se dio cuenta de que era víctima de abusos sexuales “invasivos y asquerosos”. Apenas tenía diez años cuando tuvo que sobreponerse al horror y detener a su progenitor.

PetShop

Eve Ensler es una escritora de Estados Unidos que saltó a la fama con la obra de teatro “Los monólogos de la vagina”, una celebración poderosa del cuerpo de las mujeres. La pieza explora historias femeninas de experiencias sexuales consensuadas y no consensuadas. Destino al que llegó la pieza, destino en el que rompió tabúes.

¿Es posible perdonar a quien abusó sexualmente de ti en la niñez?

En “The Apology”, Eve Ensler imagina una carta escrita por su padre en la que este se disculpa por abusar sexualmente de ella desde que tenía 5 años.

Él jamás alcanzó a pedirle perdón y muchos años después de su muerte, la autora decidió hacerlo por él.

“El amor que sentía por mi padre se corrompió. Aunque al inicio no sabía lo que estaba pasando, sabía que había algo malo”.

“La situación empezó a cambiar cuando, recuerdo, llegó la noche en la que me alejé de él. Fingí que estaba muerta”, dijo acerca de la última vez en la que él se atrevió a abusar de ella. Tenía solo diez años.

El impacto de los abusos sexuales en su vida adulta

Una vez que Eve Ensler frenó los abusos sexuales, su padre la atormentó con una violencia sin precedentes. Ella sentía que su vida no valía nada.

“Nunca imaginé a ningún hombre o mujer (porque he estado con los dos) que quisiera estar solo conmigo. Es muy triste decirlo, pero nunca sentí que mereciera que alguien me amara”, relata la escritora.

Chente Pizarro

“Creo que siempre nos inclinamos hacia las personas que son como nuestros abusadores. Tenemos la absurda fantasía de que los vamos a cambiar, que vamos a cambiar nuestra historia. También porque es tremendamente familiar”, explica a la BBC.

“Nunca elegí a las personas que sí me amaban, porque me aterrorizaban. La única vez que había tenido amor de niña, había sido traicionada”.

¿Escribir “The Apology” fue como una terapia?

Cambié el marco de la historia. Mi padre pasó de ser un monstruo monolítico a ser alguien que pide perdón, un ser humano frágil y dañado.

En ese sentido, fue increíblemente liberador.

Puedo decirte que probablemente conozco a mi padre mejor de lo que él se conocía a sí mismo.

"The Apology", Eva Ensler

Eva Ensler tiene una hermana y un hermano pero aseguró que ninguno de los dos sabía del abuso sexual. Sin embargo, no pudo confirmar lo mismo de su madre: “No sé lo que sabía consciente o inconscientemente. Cuando la confronté años después, sabía de las agresiones físicas”.

Y agregó: “Pero tiempo después me dijo que yo constantemente tenía infecciones, pesadillas, cambios de personalidad y luego, empezó a recordar cosas como que un tío le había dicho que mi padre era demasiado atento conmigo, empezó a unir piezas”.

Cuando Eva Ensler cumplió 10 años, todo cambio. “Llegó la noche en la que me alejé de él. Fingí que estaba muerta. Esa noche terminó el abuso sexual”, reveló la escritora. Sin embargo, el hombre continuó golpeandola salvajemente.

“Recuerdo que mi padre me llamaba y podía adivinar por el tono de su voz qué tan fuerte iba a ser la golpiza. Entonces iba a al espejo y me decía ‘ahora te vas a ir, no vas a estar aquí, no vas a sentir nada de que lo que te haga’”, recordó Eva Ensler.

Eva Ensler

Eva Ensler creía que si ella pedía “perdón”, su padre también lo iba a hacer. Le escribió varias cartas disculpándose, pero nunca logró que él lo hiciera. “Mi padre creció en una época en la que los hombres nunca se equivocaban. Era el director ejecutivo de una compañía, de mi familia, siempre tenía la razón”, reflexionó.