Exclusive

“Él la golpeaba y ella lo cubría y defendía siempre”

Ramiro Pereyra habría mantenido constantes conversaciones con su madre, a quien le pedía que le contara lo que sucedía. Ella negaba los golpes.

Mientras la comunidad de Quimilí, departamento Moreno, se encuentra conmocionada por el brutal ataque que sufrió María Nancy Pereyra en manos de su “amado” Ignacio Ruiz y que posteriormente le costó la vida, los integrantes del Cuartel de Bomberos Voluntarios de Quimilí brindan apoyo a uno sus miembros: Ramiro Pareyra, hijo de la víctima.

Con los ojos inundados de lágrimas de dolor por la pérdida más irreparable de su vida y abrumado por el “secreto a voces” que escuchaba, Ramiro realizaba ayer los papeles pertinentes para poder trasladar el cuerpo de su madre a Quimilí, donde se llevará a cabo la santa sepultura.

Apunto de “quebrarse”, el bombero contuvo su dolor y conmocionado reveló que “su madre era víctima de violencia de género, pero que nunca se animó a denunciar a su agresor”: “Él (por Ignacio Ruiz) la golpeaba y ella lo cubría y defendía siempre”.

“Hasta cubría a mi hermana en sus actos de rebeldía. Siempre nos decía que no pasaba nada”, remarcó Ramiro.
Angustiado y con impotencia por no haber podido ayudar a su madre, el joven pidió que “se haga justicia y que el responsable pague por la muerte de su madre”.

El cuerpo de María fue trasladado a la ciudad de Quimilí, donde será despedido por sus familiares y amigos.

“Ella pensaba que la iba a matar a tiros”

Ignacio Ruiz es changarín y sobrevivía de la pensión por discapacidad de María Pareyra. Además, tiene un problema de adicción al alcohol. En sus tiempos libres, salía a cazar con amigos en el pueblo. “La amenazó en reiteras oportunidades con un arma de fuego que tenía en la casa y que era usada para cazar. Creo que mi madre le tenía mucho miedo a eso, por lo que nunca se animó a denunciarlo”, indicó Ramiro mientras esperaba que se le practicara la autopsia al cuerpo de su madre en la morgue judicial.
Después agregó: “Ella pensaba que la iba a matar a tiros. Le tenía mucho miedo. Creo que por eso nunca se animó a decir nada”.

“Denuncialo, porque un día te va a matar”

Carolina es hermana de María Pereyra. Apenas conoció que la mujer fue internada grave, comenzó a buscar ayuda. Pero el destino del ama de casa ya estaba marcado.

Abrumada por la cantidad de información que recibió por parte de su sobrina de 11 años, habló con Ramiro —hijo mayor de María— y radicaron la denuncia penal por violencia de género.

Completamente quebrada y desbordada por el dolor, “Caro” —como María solía llamarla—, quien trabaja en la Policía Comunitaria, rompió el silencio. Habló con las autoridades que instruyen el caso y contó una conversación que mantuvo con la víctima.

“Denuncialo, un día te va a matar”, le habría manifestado la mujer policía a su hermana, luego de que descubriera que tenía golpes. María había sido agredida nuevamente, pero negaba todo aduciendo que “había sufrido un accidente”.
Pese a la constante insistencia de sus familiares, María justificaba a su concubino y lo defendía. Tal vez temía que la asesinara. Y lamentablemente su presagio se cumplió ayer, cuando se conoció el desenlace.
Otro dato que no es no menor para los investigadores es la información brindada por la hija menor de María Pereyra.

La niña reveló que su madre era víctima de constantes amenazas de muerte con armas de fuego y cuchillos por parte de su padre. La menor tenía reacciones rebeldes ante el calvario que vivía, pero su madre no la escuchaba ni la ayudaba, por lo que se autoflagelaba.

“Nos vamos a tirar debajo de un camión”

El domingo 9 de este mes, apenas María fue internada, Ignacio Ruiz —que estaba alcoholizado— le exigió a su hija de 11 años que ascendiera a su moto y se trasladaron hasta el hospital de Quimilí.

Ruiz se enteró de que María Pereyra iba a ser trasladada a la Capital en grave estado, por lo que no lo pensó y tomó la peor decisión. Le dijo a su hija que lo acompañara de regreso a la casa. En el camino intentó hacer un pacto suicida: “Nos vamos a tirar debajo de un camión”, le dijo a la niña.

Conducía a gran velocidad por la ruta e intentó chocar en dos oportunidades. Colisionó con un perro y derrapó. Padre e hija sufrieron lesiones y fueron hospitalizados.

Nuevo Diario Web

Picasso
También podría gustarte

Pin It on Pinterest

QUE SE SEPA

Comparte esta publicación con tus amigos.