lunes, 21 septiembre, 2020

El «desafío del baño con hielo»: mitos y verdades de la moda impuesta por Madonna y Lady Gaga

Madonna, «La Reina del Pop», muestra en redes sociales cómo se rehabilita de una lesión en las rodillas y hace frente a un dolor muy fuerte: “Therapy for Madame X!! Shall we start an ICE bath challenge?? Best treatment for injuries!! #icebath #madamex @ahla_malik” (“¡Terapia de baño de hielo para Madame X! ¿Comenzamos un desafío de baño con HIELO?¡ El mejor tratamiento para las lesiones!”).

Meses antes, Lady Gaga sufrió una peligrosa caída en un show, razón por la cual habría recurrido a la misma técnica. “Rutina posterior al espectáculo: baño de hielo durante 5-10 minutos, baño caliente durante 20, luego traje de compresión lleno de paquetes de hielo para 20”, explica en Instagram.

Dos años antes, la «Madre Monstruo», dijo que padecía fibromialgia y Netflix documentó cómo convive con esta enfermedad en Gaga: Five Foot Two

Estas figuras de la música volvieron a poner en agenda una terapia utilizada desde hace décadas, complementaria a otras, por deportistas internacionales de élite (tenistas, futbolistas) para la recuperación tras partidos intensos y/o como coadyuvante en el tratamiento a corto, mediano y largo plazo de lesiones deportivas: la crioterapia.

Como Juan Martín del Potro, Cristiano Ronaldo o Rafael Nadal; Madona y Lady Gaga -jugadoras y campeonas de toda la cancha-, se recuperan y siguen «jugando» en los mejores escenarios para mantenerse en el top de todos los podios. Y para ello es necesario recurrir a todo lo que la ciencia les ofrece.

¿Qué más une a estas estrellas del deporte con las de la música? El entrenamiento constante y una disciplina rigurosa, la entrega total en cada partido/show, los golpes, las lesiones, las caídas, el dolor, los renunciamientos, el fracaso y el éxito, el llanto pero también el alivio, la gloria; y, quizás, muchos momentos de felicidad.

Y, además, los une la crioterapia. Ahora bien, ¿qué es la crioterapia? ¿Cuándo, por qué y de qué manera se utiliza? ¿Qué beneficios y riesgos comporta?

Para responder a algunas de estas preguntas Aire Digital entrevistó a los médicos santafesinos Diego Gauna Piccinelli, especialista en Traumatología y Ortopedia (UNR) y subespecialista en Enfermedades de Pierna, Tobillo y Pie; y a Alberto Prieto, especialista en Clínica Médica (UNR), posgrado en Tratamiento del Dolor (UBA) y en Medicina del Deporte (UNR).

“¿Quién no vio por televisión o en las redes sociales a un famoso artista, cantante o deportista que se introduce en una cámara de frío con vapor helado a -80 grados °C? ¿O a un futbolista cuando sale lesionado y le colocan la famosa bolsita de hielo?”, respondió con una pregunta Gauna Piccinelli a Aire Digital.

Y explicó: “Esto desde hace muchos años se conoce como crioterapia. Es, básicamente, la aplicación de frío a nivel local o general y sirve para tratar diferentes condiciones y afecciones médicas”.

—¿Qué opinión le merece este abordaje como complementario en el tratamiento de las lesiones y/o dolores?

—Voy a hablar de su uso en mi especialidad, que son las lesiones deportivas. Cuando aplicamos hielo en una rodilla inflamada después de correr, por un trauma, o porque tenemos artrosis (daño articular crónico sobre el cartílago) sabemos que disminuyen mucho los marcadores de inflamación, disminuye notoriamente el exceso de líquido sinovial y mejora la respuesta articular (dolor, rigidez,etc). Esto está demostrado científicamente.

El líquido sinovial es un fluido viscoso presente e imprescindible en las articulaciones del cuerpo (las uniones entre los huesos que posibilitan el movimiento). Actúa como lubricante y reduce la fricción que se produce cada vez que el cuerpo se desplaza.

Calma y repara

Profundizando, el traumatólogo Gauna Piccinelli dijo que “recientemente se están comenzando a aplicar terapias de shock frío en cámaras de vapor a -80 °C durante algunos minutos, para la recuperación muscular de los deportistas de élite luego de grandes exigencias”

—¿Qué efectos concretos genera en el organismo?

—Básicamente, estimula el aumento de la eliminación de desechos tóxicos para el músculo, sobre todo en el vasto interno y externo (músculos extensores de la rodilla). Luego de una gran exigencia física estos metabolitos (productos del metabolismo de estos tejidos) tienden a acumularse en el músculo, causando fatiga, contracturas y dolores. Sintetizando, las terapias con frío, local o general, suelen mejorar mucho la condición inflamatoria muscular y articular en cualquier persona y aceleran los tiempos de recuperación a nivel celular.

E ilustró el traumatólogo: “A los pacientes con artrosis los médicos muchas veces les indicamos que se apliquen terapias de frío sobre la rodilla, de tres a cuatro veces al día, por diez a quince minutos. Podrán tener un resultado igual o mejor al que consiguen si toman una píldora antiinflamatoria y además evitarán los efectos no deseados de la medicación”.

En este caso se indica además no aplicar directamente sobre la zona afectada y respetando los tiempos e intervalos para no quemar o afectar la piel.

“Ahora bien –diferenció y enfatizó Gauna Piccinelli– el uso de terapias en cámaras de frío, como hacen tenistas o futbolistas famosos, debe realizarse previamente con estricto control e indicación médicos. Porque hay pacientes con problemas cardíacos, con lesiones vasculares, o mujeres que toman anticonceptivos, en los que no sería recomendable su aplicación”.

Jugadores de la primera división del club chileno Colo Colo durante una sesión de crioterapia para recuperarse del desgaste físico de un partido.

Jugadores de la primera división del club chileno Colo Colo durante una sesión de crioterapia para recuperarse del desgaste físico de un partido.

Una nueva/vieja solución

Alberto Prieto, médico especialista en Clínica Médica (UNR), posgrado en Tratamiento del Dolor UBA y en Medicina del Deporte (UNR), aseguró que “la aplicación de frío local es uno de los recursos más antiguos que existen para ayudar a aliviar el dolor o la inflamación, como es el uso de paños helados”, pero que a medida “que ha ido avanzando la medicina deportiva, han surgido otras como los baños de hielo o la crioterapia en cabinas”.

“Su uso en cabinas no es algo habitual en Argentina por el alto costo de esta aparatología. Pero aplicada de esta forma ayuda a bajar la temperatura corporal evitando el daño muscular causado por el aumento de temperatura que se produce durante y tras esfuerzos intensos”, explicó.

https://twitter.com/AlianzaFC_sv/status/1071807836034879488

También aseguró que tiene efectos antiinflamatorios, que aumenta la vasoconstricción disminuyendo el dolor; y, además, un efecto de relajación por la liberación de endorfinas (sustancia producida de forma natural por el cerebro que bloquea la sensación de dolor y se relaciona con las respuestas emocionales placenteras), y de serotonina (sustancia química que transmite mensajes entre las células nerviosas, o neurotransmisor, que mejora el estado de ánimo).

“Esta técnica se realiza dentro de cabinas en las que se aplica frío a altas temperaturas bajo cero, durante poco minutos. Se puede indicar su uso tras un esfuerzo muscular intenso o por lesiones deportivas, siempre respetando los tiempos y los métodos que indican los médicos, fundamentalmente especialistas en traumatología y deportología”, profundizó Prieto.

“Asimismo –dijo– luego de que el profesional de la salud haya realizado la evaluación clínica y de los estudios de rigor que garanticen que la crioterapia en cabinas no esté contraindicada en esa persona”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

COVID-19 en San Cristóbal: Se confirmó un nuevo positivo y se...

0
El Equipo de Salud del Hospital San Cristóbal se dirige a toda la comunidad para informar que: El número...