Anuncios
Solo en www.sancristobalinfo.com

El ambicioso proyecto de Google para almacenar energía renovable

Están probando combinaciones inéditas usando las teorías de Robert Laughlin, Nobel de Física en 1998. Los detalles.

Hace décadas los científicos ingenieros detrás de varios proyectos de I+D gubernamental y privado a lo largo del mundo divisaron una medida simple para almacenar energía: las sales.En concreto, grandes silos llenos de diversas sales calentadas con energía remanente procedente de fuentes renovables, especialmente solar, pero no limitada a esta.

El objetivo es crear enormes baterías de energía donde alojar de forma barata los excedentes para convertirlos en electricidad cuando haya demanda. No solo durante unas horas, también durante temporadas enteras. El sector, tradicionalmente formado por grandes empresas energéticas e inversiones estatales, recibió un inesperado contribuyente: “X”.

X es el nombre de la empresa hermana de Google bajo el paraguas de Alphabet. Una pequeña porción de los miles de millones de dólares que cada trimestre entran en las arcas de Google gracias a la publicidad online, son destinados a proyectos ambiciosos como los autos autónomos, nuevas fuentes de energía, distribución de comunicaciones, etc.

S1nZ4IJwb_930x525

El proyecto de X, bajo el nombre en código Malta, fue revelado al público recientemente, aunque aún no han empezado a implementar sus avances sobre el terreno.

“Hay mucho interés en encontrar una forma de almacenamiento de energía barata, pero no hay ninguna tecnología que salga ganadora por ahora. El desarrollo es muy importante, hay muchas tecnologías compitiendo en esa fase y no siempre es fácil encontrar alguien que apueste por tu tecnología”, explicó Daniel Hermosilla, Ingeniero Técnico de Minas de la UPM y académico en el ámbito de la energía sostenible en la Danmarks Tekniske Universite en Copenhague.

X presume de estar diseñando sus prototipos bajo el amparo del trabajo y las teorías de Robert Laughlin, el profesor de Stanford que recibió el Nobel de Física en 1998 junto con dos académicos más por su descubrimiento del Efecto Hall cuántico fraccionario. El científico estadounidense teorizó una serie de simples métodos de almacenamiento de frío y calor por separado, y X puso un equipo de ingenieros a trabajar su viabilidad.

“Lo novedoso podría ser que al usar un foco frío a menor temperatura no tengas que calentar tanto las sales fundidas, evitando tener que usar materiales que aguanten temperaturas tan altas”, aclaró Hermosilla. Por separado, ambos métodos ya fueron probados y demostrados en entornos reales, pero hasta ahora, nunca combinados.

Según Hermosilla, “ya hay sistemas de frío que producen hielo en horas en las que la electricidad es más barata para usarlo durante el día para enfriar”. Los resultados son sólidos, reducen el consumo de energía durante el día, pero los aparatos son caros. Cuando la energía renovable esté aún más extendida, empezaremos a verlos en los techos de muchos edificios.

La otra mitad del sistema es simple y lleva siendo usado años en diversas formas en Europa y a nivel mundial en plantas termosolares. Estas almacenan energía calentando sales fundidas o aceites para controlar mejor la producción de electricidad incluso durante la noche.

El ambicioso proyecto de Google para almacenar energía renovable

 

“El sol calienta las sales que pasan por los circuitos directamente, ese calor se almacena y luego se hace circular por un generador de vapor que está conectado a una turbina. Ya se usa en sitios junto con energía solar o con sistemas de calefacción de distrito”.

Según la compañía, en X están trabajando en crear componentes y turbinas simples, tecnología existente y material fácil de conseguir que abaraten los costos. Tras dos años de diseño y armado de prototipos el siguiente paso es comprobar la viabilidad comercial de este sistema combinado.

Anuncios
También podría gustarte
Comentarios