sancristobalinfo.com
Sitio web de Noticias

Denunció que ataban y maltrataban a su hijo en un jardín de infantes

Una madre denunció presuntos maltratos y ataduras hacia su pequeño hijo de tres años. Por parte de maestras del jardín de infantes al que lo lleva en Granadero Baigorria.

Exclusive

Las autoridades del establecimiento negaron el hecho y adujeron que las marcas el chico se las hizo en un pelotero.

De acuerdo a la denuncia de María, la madre del chico de tres años y medio que no habla, los hechos se produjeron el viernes. Cuando sus padres notaron que Giusti tenía marcas en el cuerpo.

“Tenía muy colorado la zona de la cintura, cola y las piernas. Nos dijeron que esas marcas se las había hecho en el pelotero, algo que no creímos”, dijo la mujer.

De hecho, los padres sospecharon algo, porque al nene le dolía y tenía marcas. “No creímos nada, y a la salida del jardín el padre se sacó. Le dijo a la directora vos al nene algo le hacés.
Lo tenés atado o algo pasa, porque un pelotero no lo puede dejar así”, relató María. Sobre el entredicho que tuvieron con la directora del establecimiento (Daniela), a la salida del jardín.

La mujer, que hizo la denuncia en la comisaría 24, por maltrato y ataduras, apuntó directamente contra Daniela, la directora del jardín.

Tras la denuncia, María la llevó a una salita de la zona, donde la vio una doctora, que justo se iba, porque cerraba la salita, y “me dijo que ya no se ve nada, porque son marcas de cuando te aprietan, de cuando te atan y después de un rato se van. No estaba lastimado, me lo ataba con una sogita, como un perrito, para que el que se quedara quieto”.

Pero ella no se quedó con eso y fue hasta las respectivas casas de las maestras para tratar de entender qué estaba sucediendo.

Y ahí fue donde se corrió el velo y una de ellas se quebró. Siempre de acuerdo al relato de la madre, y confesó. “Perdonáme, no aguantó más la angustia y te lo tengo que decir. Giusti desde que llega al jardín y se va ella lo sienta en un coche para que no moleste, porque es hiperactivo”.

“Hay momentos en que me manda a que le saque el cordoncito. Le ato la parte de la pechera para que él se quede quieto. Y muchas veces con una soguita”, aseguró la madre que le contó la docente. “Te imaginas yo como mamá cómo me sentí al saber eso”, argumentó.

“Ellas venían malhumoradas y se la agarraban con mi hijo al que tenía atado por horas. Dejaban que se haga sus necesidades encima y me decían que no había llegado al baño, cuando en realidad no lo llevaban ni lo dejaban ir. Se la pasaba llorando pero no lo soltaban”, acusó la madre.

Respecto de si el hecho no le había hecho notar nada, puesto que no habla y por eso la pediatra y la fonoaudióloga le habían recomendado que lo mandaran al jardín para que el chico sociabilizara con los demás nenes, señaló: “No lloraba, no lo vi con una actitud de no querer ir.

No noté que le estaba pasando eso, si que cuando venía estaba enojado, malhumorado, y cuando íbamos mucha veces lo dejaba en la puerta y me decían «mamá déjalo que ya se le va a pasar»”.

Incluso, la madre relató lo que la directora le decía a su hijo cuando lloraba sin parar: “Giusti no llores porque te vas a poner viejito”.

Por su parte, Daniela, la directora del establecimiento que estaba acompañada de su abogado, ratificó la versión de que las marcas el chico se las hizo jugando debajo del pelotero. Criticó al nene de tres años y medio. “El niño tiene ciertas características, es hiperactivo. Le pega a sus compañeros, no responde a consignas. Está todo el tiempo en busca del peligro y se toca los genitales”, manifestó.

Al ser consultada sobre si el chico en algún momento corrió riesgos, la directora lo negó. “No corría riesgos, pero me asustaba porque no es normal que esté en un pelotero de esa manera. Porque busca siempre el peligro, se trepa a altura y quiere tocar la luz”.

En tanto, Andrés Goldín, abogado del jardín, señaló que pese a la denuncia, hasta este martes las presuntas lesiones causadas al chiquito no habían sido constatadas por un médico.
“Ante situaciones de maltrato o abusos desde Fiscalía dan una orden para que el niño sea revisado por un médico.  A los fines que constate las lesiones.

Y al menos hasta el martes, no tenían registrado que hayan llevado al menor a que constaten esas lesiones. No hay elementos o presunción de que ese delito existió”, cerró el letrado.

La madre contó además que el sábado fue llamada al jardín por la directora para contarle como estaba la situación de su hijo y los avances que había hecho, pero sin que Daniela supiera que ella sabía lo que había sucedido.

Y también convocó a las docentes. “Hasta que en un momento una de las docentes no pudo más y le dijo «Daniela deja de mentir, quiero que vos digas que lo sentaban en un coche. Y en un coche que vos escondiste atrás el día que vinieron los papás a reclamarte»”.

“Y ahora que me vas a decir le dije. Se quedó muda, no me dijo nada”, enfatizó María, quien en medio de su dolor y bronca le disparó: “Te voy a hacer cerrar el jardín, porque vos te metiste con mi hijo”.

“La realidad es que yo les confíe a mi hijo, como muchas mamás, pensando que iba a ser feliz y después te enterás que pasó por esa tortura”, dijo casi al borde del llanto la mamá.

lacapital.com.ar

Picasso
También podría gustarte
Comentarios
Cargando...