Anuncios

Contrataba prostitutas por Facebook, les preguntaba por “Andrea” y las apuñalaba

La venganza era su obsesión y tenía nombre: Andrea. Así se llama la prostituta que presuntamente asesinó a su hermano de 17 años con un cóctel de pastillas y alcohol, y por eso comenzó a buscarla con desesperación, con el único objetivo de matarla.

Para localizarla empezó a contactar a otras trabajadoras sexuales a través de Facebook o sitios webs. Coordinaba los encuentros y cuando llegaba a los departamentos demostraba sus verdaderas intenciones. No buscaba sexo, buscaba a una tal Andrea.

“¿Conocés a Andrea?” . Eso era lo primero que preguntaba cuando se encontraba con las prostitutas a las que había contactado previamente a través de Facebook y páginas web.

Por eso, cuando las mujeres le respondían que no conocían a la tal Andrea, él enfurecía, las amenazaba con un arma de fuego y, si se resistían, también las apuñalaba. La semana pasada hubo dos casos diferentes, con tres víctimas, en el centro de la capital mendocina.

Fue entonces que la búsqueda del agresor serial de trabajadoras sexuales ingresó en la lista de prioridades de la policía provincial y, en las últimas horas, el sospechoso fue detenido en el principal shopping de Mendoza.

El operativo para arrestarlo incluyó tareas de inteligencia y una trampa: un policía creó un perfil falso en Facebook, se hizo pasar por una trabajadora sexual y logró contactarlo: coordinó un encuentro en el centro comercial ubicado en Guaymallén, en el Gran Mendoza, donde agentes de civil finalmente lo detuvieron.

Sin posibilidades de escapar, Samuel Figueroa Donoso -así fue identificado por las fuentes- no ofreció resistencia y quedó a disposición de la Justicia mendocina. Aunque el caso aún no está cerrado: falta una rueda de reconocimiento para confirmar si este hombre de 37 años es el agresor serial que atemoriza a las trabajadoras sexuales, al menos, desde la semana pasada.

Fue el martes 5 de diciembre el primer caso público: una mujer de 41 años salió corriendo semidesnuda y ensangrentada de un edificio de la capital mendocina. Pidió ayuda y, a los gritos, denunció que un hombre la apuñaló e intentó violarla. Dijo ser trabajadora sexual y que el agresor le había preguntado por una tal Andrea.

Un día después, otras dos trabajadoras sexuales también fueron atacados por un hombre que buscaba a otra mujer. “Empezó a preguntar si conocíamos a Andrea, dijo que es una rubia que mató a su hermano de 17 años dándole alcohol y droga, y que quiere encontrarla para matarla”, señaló una de las víctimas al diario El Sol.

Las atacó, les robó los celulares y se dio a la fuga en una moto celeste. Una policía alcanzó a tomar la patente del vehículo y la investigación se profundizó. Entre otros datos se determinó que el hombre utilizaba Facebook para contactar a las mujeres.

Pero en medio de la investigación surgió un dato preocupante: ataques similares habían ocurrido a fines de noviembre. Investigan a cuántas agredió realmente.

www.Clarin.com

Anuncios
También podría gustarte
Comentarios
Cargando...