Cómo funcionaba la organización narco comandada por un policía y protegida por tres gendarmes

El fiscal federal Walter Rodríguez dio por concluida la investigación que permitió desbaratar una banda narco encabezada por un policía que contaba con la protección  de funcionarios de la Gendarmería Nacional.


La justicia federal de Santa Fe llevó a delante una compleja investigación que permitió desbaratar una organización narco que era comandada por Eduardo Oscar “Cabezón” Baigoría y Emanuel Gonzalez. El pasado jueves el fiscal federal Walter Rodríguez solicitó al juzgado federal nro 2 que la causa sea elevada a juicio.

La presente denominada “Causa Baigoría” logró establecer conexiones con investigaciones realizadas en la provincia de Salta, de Misiones y Formosa, y derivó en la caída del presunto narco rosarino Luis Alberto Paz.

La causa cuenta con diez personas aguardando llegar a juicio: Emanuel Gonzalez y Eduardo Baigoría como organizadores del a actividad de narcotráfico; Jorge Ramón Correa por transporte de estupefacientes; Crisitan Mansilla por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, al igual que Estela María Castillo y Ramón Salva; los gendarmes Damian Sosa, Santiago Alejo e Ismael Britos por encubrimiento agravado y Carlos Ferrero por facilitamiento de divisas.

Un policía, cabeza de la organización narco

El fiscal Rodríguez endilgó el rol de organizadores de la maniobra delictiva a Eduardo Oscar Baigoría, personal policial de la provincia, y a Emanuel Maximiliano González, un comerciante oriundo de Rosario con vínculos con el recientemente detenido y procesado Luis Paz.

La investigación permitió detectar que el propio Baigoría tenía contacto directo tanto con los eslabones de la cadena que se dedicaban al traslado del material desde Bolivia y Paraguay, a la venta en Santa Fe y Santo Tomé y también con los gendarmes que alertaban los posibles allanamientos.

Además, era quien obtenía la divisa extranjera brindada por un “arbolito”  para poder adquirir el material estupefaciente en los países limítrofes.

Con causas por todos lados

Al ir estableciendo conexiones, Rodríguez detectó que personas vinculadas a Baigoria y Gonzalez contaban con procesos judiciales en las justicias federales de Formosa, Salta, Misiones y Reconquista.

Así el fiscal atribuyó a Baigoria y Gonzalez haber organizado las actividades ilícitas de comercialización y transporte de estupefacientes desde antes de diciembre de 2015 hasta abril de 2018 entre, las que se encuentran causas que tramitaron y tramitan en varios juzgados federales.

El Caso Formosa

El 12 de diciembre de 2015 en un control de rutina dos hombres fueron interceptados a bordo de un Mercedes Benz transportando 32,574 kg de clorihidrato de cocaína.

Los detenidos fueron Cesar Castagnino y Javier Domínguez. Éste último era funcionario policial de la provincia de Santa Fe y Castagnino es cuñado de Baigoria. Ambos fueron condenados en abril del 2018.

Entiende Rodriguez que este transporte se realizaba bajo el designio de Baigoría, ya que poco antes de este suceso, el 27 de noviembre del 2015, el imputado se dirigió a Paraguay en un vehículo propiedad de su pareja, de Yamila Castagnino.

Una comunicación telefónica entre Baigoria y Domínguez revela que el detenido le solicitaba dinero para asistir a su familia tras ser interceptado en Formosa: “amigo, pasá por mi casa habla con mi viejo. Ayúdalo a el y a mi hijo” “yo me la re banco pero que mi hijo no tenga para la escuela, transporte y comida” “amigo pasa por mi casa habla con mi viejo ayúdalo con mi hijo con la escuela no tiene mas de donde sacar pero el orgulloso no te va a decir”

El Caso Misiones

El 8 de julio de 2016 el propio Baigoría fue detenido en Misiones, si bien a las pocas horas recuperó la libertad por disposición de la jueza federal.

A las 0:30 horas de ese día la policía federal y la gendarmería realizaron un operativo cerrojo para dar con una camioneta Ford Ranger y un Suzuki Fun que circulaban por la RP 10 en intersección con RP 4, en la localidad de Apóstoles.

El Fun circulaba por delante de la Ranger con tres ocupantes. Fueron interceptados y se los identificó como Edgardo Oscar Baigoria, Hugo Medina y Lucas Da Silva.

A la camioneta no se la pudo encontrar, pero se encontraron paquetes con material estupefaciente. La jueza federal de posadas dispuso la libertad de los tres demorados.

Se entiende que a bordo del Suzuki Fun, Baigoria actuó como “puntero”, alertando posibles controles de las fuerzas de seguridad a la Ford Ranger que transportaba la carga.

Dos días antes, el 6 de julio, Emanuel González había salido del país por el paso fronterizo Eldorado y volvió acompañado por Da Silva.

El Caso Salta

El 13 de diciembre de 2017 una Chevrolet S 10 fue detenida en la localidad de Las Lajitas, Salta, cuando transitaba por la RP nro 5 a la altura del km 115.

El personal actuante encontró dentro de la rueda de auxilio cuatro paquetes con 4,027 kgs de cocaína y se produjo la detención del conductor, Jorge Correa.

Un mes antes Correa había viajado a Santa Fe. Junto a Baigoria fueron a una escribanía ubicada en calle 1ro de Mayo al 2100 donde se firmó un poder para habilitar al policía la utilización de su vehículo.

El Caso Reconquista

El 17 de marzo de 2018 se allanó una vivienda en Santo Tome, residencia de Jorge “Tato” Amarillo, y se secuestró marihuana y cocaína.

Allí un hombre que se identificó como padre del dueño de casa dijo que el material incautado no pertenecía a su hijo sino a Eduardo Baigoria y Emanuel González. Además, a González lo identificó como el “hijastro” de Paz. Manifestó que todos sabían a que se dedicaba Baigoria pero que nadie hizo nada porque era el sobrino del director de drogas de la policía de santa fe, del mismo apellido.

Además del material estupefaciente secuestrado en estas causas conexas, el fiscal atribuye a Baigoría y Gonzlález la tenencia con fines de comercialización del material estupefaciente secuestrado el 4 de abril de 2018 en el domicilio de Baigoria, en Lamadrid 1039 de barrio Chalet: 37,45 gr. De cocaína, poder de disposición del material secuestrado en el inmueble de Lavalle 3186 de la ciudad de Santo Tome – la cocaína secuestrada en la vivienda de Pje Irala 4400 cuya tenencia se le reprocha a María Estela Castillo y el “viejo” Salva.

¿Cómo operaba la banda?

Tal como consta en la requisitoria de elevación a juicio formulada por Rodríguez, “Gonzalez y Baigoria armaron una estructura funcional que facilitó la comisión de los delitos atribuidos: adquirían estupefacientes en grandes cantidades en Paraguay y Bolivia, y lo transportaban para ser distribuido en eslabones inferiores en Santa Fe y Santo Tomé. Contaban con la logística necesaria: vehículos y grandes sumas de dinero, más la decisión repentina de viajar a provincias fronterizas como lo son misiones y salta. Esto se desprende de los registros en los pasos migratorios hacia Bolivia y Paraguay, donde contactaron con terceras personas a los fines de negociaciones en la materia.”

En comunicación con 7 AM el fiscal dijo que la presente es una de las investigaciones más complejas que llevó a cabo al frente de la fiscalía federal en Santa Fe, dado a la multiplicidad de actores y especialmente a que contaban con la colaboración de las personas que debían investigarlos.

“La capacidad corrosiva de los sujetos quedó demostrada con el encubrimiento por parte de los tres gendarmes, quienes aprovecharon la información que circulaba en las dependencias oficiales para suministrárselas” detalla Rodríguez.

La continuación: la caída de Luis Paz

Rodríguez explicó que la Causa Baigoría permitió establecer varias conexiones con Luis Alberto Paz, detenido el 10 de diciembre del 2018. Ante el caudal de información y lo compleja de la investigación se decidió escindir las dos causas, dar por concluida la Causa Baigoría y tramitar por separado la Causa Paz.

En la presente requisitoria, el fiscal destaca las vinculaciones de índole personal y patrimonial de Baigoria y de Gonzalez con Luis Alberto Paz, que surge a raíz de la intervención telefónica del teléfono del policía, donde surge que entre los meses de marzo y abril del 2016 Baigoria se comunicó con Paz, y el tenor de esas comunicaciones permiten inferir el vínculo entre ambos basado en actividades ilícitas.

Baigoria tenía agendados en su celular los dos números de Paz como “tío 1” y “tío 2”. Además Baigoria tiene autorización para conducir un vehículo de Reynoso, al igual que Paz; y el vehículo de Canteli, hombre de confianza de Paz y consorte de la causa iniciada el 10 de diciembre pasado.

Emanuel González, su hermano Fernando y la madre de ellos Beatriz María del Lujan González integran desde marzo del 2013 la sociedad PAZ SRL, constituida en 2011 por las hijas y la ex esposa de Paz.

El aporte del arrepentido

Este contexto de los vínculos entre Baigoria y Paz en la actividad delictiva fue corroborado por las manifestaciones de Jorge Alberto Biffi, quien declaro como arrepentido en una causa en la justicia federal de Entre Ríos, donde se refirió a Baigoria como el “jefe del negocio de la cocaína en Santa Fe”.

El fallo del TOF de Paraná con fecha de abril del 2017 determina que Biffi aportó información en sus dos primeras declaraciones: “en Santa Fe, el negocio es la cocaína; al jefe le dicen “Cabeza”. La droga la traen desde Salta y la almacenan a unas cinco cuadras de la cancha de Colón. Descargan en Santo Tome.”

En la escribanía de calle 1 de mayo se secuestró documentación de la sociedad “Distincion SRL” conformada por Baigoria y Gonzalez, autorizaciones para conducir y constancias de operaciones comerciales concretadas entre Gonzalez y Elvio Gonzalo Gaston Caudana, condenado por el TOF de Paraná.

Dólares en mano

Carlos Alberto Ferrero se desempeñaba como “arbolito” en la peatonal santafesina, en San Martin y Tucumán. Se entiende que era quien facilitaba la divisa extranjera a Baigoria para el pago del material estupefaciente fuera del país.

Las intervenciones telefónicas entre Ferrero y Baigoria que dan cuenta que “el cabezon” le solicitaba directamente la adquisición de las divisas. A razón de una de esas comunicaciones se realizó una tarea de vigilancia a la vivienda de Ferrero y se lo ve llegar a Baigoria e ingresar a la vivienda de Ferrero.

Las comunicaciones frecuentes entre Ferrero y Baigoria eran exclusivamente para el cambio de divisas. Los investigadores determinan que “la compra del material debe ser total o parcialmente en dólares, de ahí la necesidad de adquirir tantos dólares. Además no se ha detectado que Baigoria desarrolle otra actividad que requiera el suministro de dolares”.

Por último el tenor de las comunicaciones y la familiaridad entre ambos permite deducir que Ferrero conocía el destino final de las divisas adquiridas por Baigoria.

Los gendarmes encubridores

Damian “el perro” Sosa, Santiago Alejo y Jorge Ismael “Chabón” Britos eran los tres oficiales de la Gendarmería Nacional procesados por brindar información a Baigoría y sus vendedores para eludir las investigaciones judiciales.

Primero comenzó a investigarse las conductas del personal de las fuerzas para favorecer a Sergio “Zurdo” Villarroel, y allí se detecta a un sujeto apodado “perro”, presumiblemente Damian Sosa

Se logró determinar que Sosa y Alejo brindaban datos a Baigoria. Se destaca una conversación del 13 de abril del 2016 en la que se intercambiaba información sobre la salida de una comisión de la gendarmería nacional para realizar tareas de campo en marco de la presente investigación.

La comunicación se da entre Sosa y Alejo:

-“será que están los muchachos mirando al amigo?”

-“al amigo ese ahora no, esta mañana se fueron”

-“porque me llamó que quiere hablar conmigo, no me animo a ir”

-“anda nomas, si hay algo te aviso pero hasta ahora no hay nada”

También se cuenta con comunicaciones directas entre Baigoría y Sosa, en las que Baigoria le dice que “tenemos que juntarnos a hablar de eso que habíamos hecho la otra vez”, y testimonios de gendarmes que dan cuenta que Alejo intentó obtener información acerca del curso de investigaciones llevadas adelante por la fuerza.

En los celulares secuestrados se encontraron mensajes de texto entre el “chabón” Britos, que alertaban a Sosa sobre allanamientos que iba a realizar la gendarmería: “mira que hay movida estate atento hoy a la noche. Hoy me dicen donde es”

Además se logró determinar que una vez que Sosa recibió esta información por parte de Britos se la comunicó a Baigoria, y le recomendó “limpiar” el domicilio: “no sé cómo viene la mano, es gente de afuera. Mira si van a comer un asado a tu casa, por las dudas limpia bien y atento”.

Baigoria le responde que “ya está amigo” “quédate tranquilo que lo dejo en otro lugar si mañana está todo bien nos comunicamos” “vos estas seguro que querían comer un asado conmigo o me estas previniendo por las dudas”

Pero también quienes se encargaban de comerciar el material estupefaciente eran advertidos por los gendarmes. El “perro” Sosa se comunicaba con la “Mari” Castillo con mensajes del siguiente tenor: “amiga cerrá todo están por jugar en tu barrio” “amiga no salió nada al final pero te aviso arranca tranqui” “amiga no puedo hablar cerrá esta noche limpia todo por las dudas están por entrar en barranquita”.

Aire de Santa Fe

Picasso