Anuncios
Solo en www.sancristobalinfo.com

Bajaron los precios de los electrónicos y suben las ventas

A pesar del fallido plan “Precios Transparentes” y la contracción económica, la venta de electrónicos y electrodomésticos repuntó un 14,2% entre enero y mayo. La mejora alcanzó a casi todas las categorías, pero laptops, heladeras y TV registraron las subas más notorias con el impulso de la rebaja de precios (en rigor, con subas muy por debajo de la inflación) y la reaparición de las cuotas. Estas son las principales conclusiones de un estudio de la consultora GfK, cuyos resultados son avalados por fabricantes, cadenas y marcas. “Este volumen no es gratis, porque hay un sacrificio de rentabilidad”, aclara Iván Purtic, gerente de Mabe (General Electric y Patrick).

El crecimiento es generalizado pero hay que hacer varias aclaraciones. Lo principal es que las subas parten de comparar lo ocurrido en 2016, considerado “un año muy difícil” por el sector. Hay otras categorías, como los celulares, cuyas estadísticas están distorsionadas por otros factores, como el contrabando. Se calcula que el mercado informal representa el 25% de las ventas totales (3 millones de unidades). “La tendencia este año es creciente, igual que la preocupación”, dijo al Económico Federico Hellemeyer, presidente de la AFARTE, la cámara que agrupa a los fabricantes de Tierra del Fuego (ver página 15).

En síntesis, la consultora GfK describe que entre enero y mayo de 2017 “hubo un recupero general en volumen de ventas, con una suba de 6% en los precios”. Por caso, las TV registraron “un crecimiento en unidades del 15,5%, con una baja promedio de -6% en el precio”. Y las computadoras (que crecieron en promedio el 5% computando las PCde escritorio y las portátiles) “cuestan 15% menos en promedio”, dice GfK. El dato clave es la evolución de las laptops, que pegaron un significativo salto del 50% con respecto a los primeros cinco meses del año anterior, debido a la eliminación del 35% a la importación de computadoras terminadas.

La medida, anunciada en 2016 pero que entró en vigencia en abril de este año, produjo dos efectos: una baja muy fuerte en los precios de las laptops ensambladas en el país y también el retorno al mercado de marcas multinacionales, como Hewlett-Packard, Lenovo y Dell. Además, frente a la inminencia de la eliminación de aranceles, “la demanda del primer trimestre de 2017 se concentró en el segundo”, explica Juan Martín, CEO de Lenovo Argentina. De allí la suba explosiva registrada por GfK. En el sector esperan vender 1 millón de PC a lo largo del año. Pero remarcan que las portátiles tienen un mayor potencial porque eran las más impactadas por el arancel del 35%. “La brecha con las desktops se redujo considerablemente”, sentencia Martín.

Ana Carattino, de GfK, sostiene que los precios se redujeron 17%, pero aclara que los equipos a la venta “no son de última generación”. La experta explica que en las góndolas aún hay existencia de productos ensamblados localmente sin liquidar. “Todavía no hay un surtido real y es difícil que sigan bajando. El piso de precios se verá recién en julio. Hay mucho entusiasmo pero también mucha cautela ya que es una categoría que aún no alcanzó su techo”, concluyó. Santiago Gómez, gerente de Consumers de Garbarino, interpreta que “el crecimiento del 50% en las ventas de notebooks se mantendrá a lo largo del año”, y que “el ticket promedio cayó entre 15% y 20%”.

La eliminación de aranceles perjudicó a los ensambladores locales, como Banghó, BGH Positivo y EXO. De todos modos, algunos le encontraron la vuelta. Luis Szychovsky, presidente de EXO, recuerda que la medida los afectó, pero señala que “tratamos de compensar sumando otros productos, como dispositivos médicos, terminales de autogestión, impresoras 3D y energía solar”. Sobre el negocio de las notebooks, el empresario se muestra optimista: “Hay más ventas, volvió la financiación (después del traspié de Precios Transparentes) y los precios más bajos, sobre todo por la estabilidad del dólar”.

Provenientes en su gran mayoría de Tierra del Fuego, las TV también crecen fuerte bajo dos condiciones adversas: “La acumulación de stock en 2016, que obligó a la baja de precios para renovar inventarios por parte de las cadenas. Y por la base de la comparación, que es muy mala”, dice Juan Ferlaino, de GfK. La baja del precio promedio (-6%), añade, tiene que ver en gran medida con la necesidad de las cadenas de vender stocks y actualizar el catálogo. Ferlaino interpreta que “para el consumidor, el mercado está muy atractivo, con una buena oferta promocional y mayor variedad de productos y tamaños”.

“El mercado en general es muy dispar pero lo que predomina es la baja de precios, debido a la normalización de las importaciones y el acceso al dólar. Eso redujo los costos de producción”, señala Luis Galli, presidente del grupo Newsan. Para este ejecutivo, las TV y las heladeras No frost se perfilan como los productos estrella del año. Fabio Rozenblum, director del grupo fueguino Mirgor, remarca que entre el nivel de producción y las ventas hay lógicas diferencias. “La fabricación de TV cayó 12,5% entre enero y mayo porque se están consumiendo stocks”, contrastando con la suba del 15% en las ventas finales.

Con respecto a los menores precios, Galli y Rozenblum interpretan que existen diversas causas: “La mayor competencia, el recorte de ganancias, las mejores condiciones para importar insumos por la normalización del mercado, con la eliminación de las DJAI y el cepo cambiario”, dijeron.

En los productos de la llamada línea blanca (heladeras, lavarropas y cocinas) la recuperación es sostenida. Según GfK, las ventas en unidades aumentaron 11% y los precios, 13% (un 12% menos que la inflación). La suba, dice Ximena Sousa, de Garbarino, tiene que ver con “el mayor surtido de marcas internacionales en el mercado (Samsung, Whirlpool, LG y Electrolux), tras la normalización parcial de las importaciones”.

Alejandro Toscano, gerente de Whirlpool, remarca que la estadística surge de comparar los resultados del año anterior, es decir, con una base muy baja. Igual, subraya que los precios subieron por debajo de la inflación y que “eso es un esfuerzo de los fabricantes para vender a cambio de una pérdida de rentabilidad”. “Las promociones -añadió- “son muy agresivas y también ayudan”.

Anuncios
También podría gustarte
Comentarios