Ayudó a un trapito que estaba siendo golpeado, sufrió una paliza y falleció

Horacio Rigo

La víctima agonizó durante dos meses y una semana en terapia intensiva. Presentaba golpes en la cabeza y órganos vitales.

Román Darío Paz González tenía 29 años y vivía en el barrio Juan Felipe Ibarra. Tenía una hija de 6 años, a quien amaba muchísimo y, día a día, trataba de ser un padre ejemplar. Trabajaba en un comercio del casco céntrico y, ocasionalmente, realizaba tareas de mozo. Su vida quedó truncada abruptamente luego de que sufriera una brutal paliza y, tras agonizar más de dos meses, falleció.
Faltaban unos minutos para que el reloj marcara las seis de la mañana del 8 de junio. Román había terminado sus tareas de atención al público en un bar del centro, por lo que emprendió el camino hacia su vivienda. Iba a descansar.

Caminaba por la avenida Roca, cuando al llegar a la intersección con calle Jujuy observó una discusión entre tres sujetos. Se detuvo a ver qué estaba pasando, cuando se percató de que dos jóvenes estaban propinando golpes e increpando a un “trapito” que trabajaba en la zona cuidando automóviles. El trabajador les pedía a los agresores que “le pagaran el cuidado de su auto, mientras ellos se divertían en el boliche”.

Los atacantes se negaban a darle el dinero y lo agredieron físicamente. Román no dudó en ayudar al “trapito”. Intentó mediar y les pidió a los sujetos que le abonaran lo pedido por el trabajador, ya que había estado cuidando su automóvil. Pero los desconocidos, que salían de un baile de la zona, reaccionaron de la peor manera. Comenzaron a propinarle golpes de puño en la cabeza y el abdomen a Román. Lo arrojaron al piso y le propinaron puntapiés en diversas partes del cuerpo. Román quedó inconsciente.

Los atacantes se dieron a la fuga del sitio con rumbo desconocido. Román fue trasladado de urgencia al hospital Regional Dr. Ramón Carrillo, donde fue intervenido quirúrgicamente de urgencia, por los golpes que presentaba en la cabeza.

Se conoció que las lesiones que Román presentaba en el cráneo lo habían dejado paralítico. Posteriormente, con el paso de los días, el cuadro de salud fue empeorando y finalmente los galenos pudieron determinar que su estado era irreversible. Había quedado en estado vegetativo.

Mientras la familia de Román tenía esperanzas de que pudiera evolucionar favorablemente en algún momento, los médicos le brindaban la asistencia correspondiente. Pero ayer, cerca de las dos de la madrugada, el joven no pudo continuar luchando por su vida y finalmente falleció.

ExRugbier detenido y hay un prófugo

Comuna de Aguara

La semana pasada se logró aprehender a un sujeto que estaría vinculado a la brutal agresión que sufrió Román.

Los agresores de la víctima fueron identificados por los videos de las cámaras de seguridad. Los efectivos apresaron a un exjugador de rugby, identificado como Abel Edgardo Moreno. Por orden del juez de Control y Garantías de Capital, Dr. Raúl Amestegui, realizaron un allanamiento en un inmueble ubicado en el barrio Juan Díaz de Solís, donde además de apresar a Moreno, se logró secuestrar las prendas que el deportista vestía al momento del ataque. La Policía trata de ubicar al supuesto cómplice.

“Papi vení, te espero”

Román Darío Paz González agonizó en terapia intensiva más de dos meses. Su hermana Brenda, sus tíos y familiares, lo acompañaron permanentemente en el hospital. Su hija, ansiosa, esperaba el alta médica. “Papi vení, te espero”, repite constantemente la niña de seis años en los videos que graba en los celulares de sus primos. La menor se encuentra siendo contenida por su tía y familiares, ante la abrupta muerte de su padre.

“Román quiso ayudar, no se merecía que lo mataran así”

“Mi hermano era una excelente persona y muy trabajador. Román quiso ayudar a un chico que conocía porque lo estaban golpeando, pero no se merecía que lo mataran así”, sentenció la hermana menor de Román Paz González.

Además, la jovencita, quien era contenida por su tía Dorcas Paz González y su prima reveló: “Pedimos que esto no quede así. Que se haga justicia y que se logre detener a quienes lo atacaron”.

Dorcas, tía de la víctima, indicó: “Tuvo dos operaciones en la cabeza y tenía los pulmones afectados, por lo que también lo operaron. Mi sobrino salía de su trabajo para mantener a su hijita que hoy ha quedado huérfano. Era un chico trabajador y muy bueno. Solo pedimos que se haga justicia”.

Peluquería Exclusive
Cañonero
X