Anuncios
Solo en www.sancristobalinfo.com

Asciende a 1.527 el número de heridos en la avalancha de Turín

El clima generalizado de miedo en Europa por los atentados terroristas, fue en la noche del sábado el detonante para que treinta mil hinchas de la Juventus que asistían a través de pantallas gigantes a la final de la Copa de Campeones entre su club y el Real Madrid en Cardiff, Gales, se convirtieron anoche en una trágica oleada de pánico por el estallido de un petardo y los gritos de “¡es una bomba!”.

Escenario del caos fue la plaza de San Carlo, el corazón de Turín, la capital del Piamonte. Como un Tsunami terrestre, la multitud aterrorizada se embistió a sí misma y a lo que tenía por delante. Mucha gente derribó las barreras de protección y la caída de un alto parapeto produjo un fuerte ruido que aumentó los gritos de “¡bomba!”. Mil quinientas personas, en su mayoría jóvenes, quedaron heridos, siete de ellos graves, más una chica de 25 años y un chico de origen chino de 7 que recibieron los peores golpes en la cabeza y el cuerpo, pisados por la multitud desesperada, y están en coma.

Asciende a 1.527 el número de heridos en la avalancha de Turín
La Plaza estaba colmada por 30.000 fanáticos de la Juventus. ANSA

 

Todos fueron atendidos en los hospitales. La mayoría presentaba golpes y cortes porque el piso de la plaza era una alfombra de vidrios rotos y botellas debido a los abundantes excesos de cerveza y otras bebidas alcohólicas que nublaron el cerebro de muchos cuando estalló el pánico.

Hoy por la mañana se veían también miles de zapatos que los que huían habían perdido en el maremágnum del caos causado por la fuga trágica de 30 mil personas.

Asciende a 1.527 el número de heridos en la avalancha de Turín
Un petardo encendió la alarma y causó la estampida. ANSA

 

La estampida ocurrió a las 22.15 (17.15 en la Argentina) tras el tercer gol de los madrileños. A un irresponsable se le ocurrió demostrar su rabia haciendo estallar un simple petardo, pero en Europa, en estos momentos, se vive en alerta constante por temor a los ataques terroristas de los yihadistas ultraislámicos. La gente vive una realidad: casi semanalmente se produce un atentado suicida reivindicado por los fanáticos yihadistas del Estado Islámico y de Al Qaeda. En Italia y sobre todo en Roma, donde se encuentra el Vaticano, se espera con ansiedad que “pase algo” que hasta ahora no ha sucedido y la gente tiene los nervios a flor de piel, sobre todo por la fragilidad de las concentraciones como la del sábado a la noche en la plaza San Carlo de Turín, donde los treinta mil “tifosi”, entre ellos muchas familias, se apretujaban en medio de gritos de aliento a Juventus y de desaliento por los goles de los madrileños, que ganaron por 4 a 1 en el estadio de Cardiff, en Gales.

Aunque algunos voluntarios y los agentes municipales y policiales trataban de contener a los hinchas en pánico, los empujones de la multitud que quería abandonar la plaza atropelló contra las barreras que circundaban la enorme plaza San Carlo para ordenar el movimiento de la gente. El terror aumentó cuando la caída de un parapeto que grupos de jóvenes escalaban para escapar, cayó haciendo un gran ruido, que muchos confundieron con otra explosión.

Asciende a 1.527 el número de heridos en la avalancha de Turín
Una mujer herida en la Plaza San Carlo. Finalmente fueron 1.527 los lesionados. REUTERS

 

Las barreras se convirtieron en un arma pasiva que causó enorme daño entre los que golpeaban contra ellas. Muchos espectadores gritaban y lloraban porque habían perdido contacto con sus familiares. Entre ellos una joven mamá china que había llevado a su hijo a ver al cuadro de sus amores junto con los otros hinchas. El chico es la víctima de la estampida que está peor, golpeado en la cabeza y en todo el cuerpo, porque rebotó en una de las barreras de contención y fue pisoteado por los que huían desesperados de la plaza San Carlo. La otra es una chica de 25 años. Ambos están en coma farmacológico porque tienen serias lesiones en la cabeza.

Entre los 1.527 heridos había personas que fueron pisoteadas por la muchedumbre y sufrieron ahogos y desvanecimiento. De inmediato llegaron ambulancias de los hospitales de la ciudad que comenzaron a llevar los heridos a los nosocomios. Siete están internados en terapia intensiva pero sin peligro de vida, aparte de los dos más graves. Como los heridos eran tantos, una parte fueron llevados por las ambulancias a los hospitales de pueblos de los suburbios de la capital del Piamonte.

Asciende a 1.527 el número de heridos en la avalancha de Turín
La chica herida está internada en grave estado. Fue pisada por muchos de los hinchas que huían corriendo. REUTERS

 

Un testigo dijo que estaba cenando con amigos en un restaurante de la plaza y sintió que daban golpes contra puertas y ventanas gritando: “Ayúdennos, en la plaza están disparando”. Todos se alzaron y huyeron del restaurante. Una señora internada en un hospital dijo que “esto es un delirio: sentí el ruido de un petardo y fui atropellada por la gente que corría gritando “¡alarma bomba!. En el suelo había vidrios de botellas rotas que me causaron heridas en las piernas”.

La policía ocupó después la plaza, que quedó desierta, abandonada por los hinchas de Juventus. Dos “chacales”, como los llaman, fueron arrestados mientras robaban la enorme cantidad de ropa, mochilas y hasta teléfonos celulares abandonados por la gente que escapaba del infierno en que se había convertido la principal plaza de Turín.

Anuncios
También podría gustarte
Comentarios