Alivia los dolores menstruales practicando yoga

La menstruación puede causarnos molestias y dolores que no resultan fáciles de evitar. El yoga puede ser de gran utilidad si sabes cuáles son las posturas que más te convienen.


Durante la menstruación, y también durante los días previos, nuestro cuerpo sufre una auténtica revolución hormonal que en ocasiones viene acompañada de molestias físicas, como dolores abdominales y de cabeza, fatiga, cólicos e incluso sudoración. Es habitual retener líquidos y que se inflamen los tejidos, algo que produce irritación tanto física como emocional. Sin lugar a dudas pueden ser unos días difíciles que nos llevan a buscar todo tipo de remedios que nos ayuden a aliviar las molestias.

Aunque no sea lo que más nos apetezca hacer, practicar ejercicio físico suave nos ayuda a sentirnos mejor en esos días. El yoga nos ayuda a mejorar nuestra salud en general, porque además de cuidar nuestro físico, por dentro y por fuera, nos ayuda a equilibrar nuestras emociones; y también durante la menstruación, si ponemos en práctica determinadas posturas, puede aliviar los dolores, relajar tu mente y tu cuerpo, y ayudarte a sentirte más tranquila y a descansar mejor. La única contraindicación es no practicar posturas invertidas, aquellas en las que la cadera queda más elevada que el corazón.

Postura de la mariposa

Es una de las postura más conocidas, ya que se utiliza en otras disciplinas como el pilates o la danza, y está muy indicada para aliviar los dolores menstruales. Se basa en la apertura de caderas mientras que los pies han de juntarse hasta que se toquen ambas suelas, y permite mover tus piernas de arriba a abajo como si se tratara del aleteo de una mariposa. Lo ideal es que, una vez que los pies de juntan, puedan aproximarse al cuerpo. Desde la postura central puedes aprovechar algunas respiraciones para inclinarte hacia delante o hacia detrás (en ese caso las lumbares siempre han de permanecer en contacto con el suelo).

Postura de la mariposa

Balasana o Postura del niño

Esta postura típica de yoga se utiliza también para realizar los estiramientos finales tras practicar otro tipo de deporte. Es muy fácil de realizar: colócate de rodillas, sentada sobre los talones, separa las rodillas a la altura de las caderas y junta los pies. Durante la exhalación del aire, inclínate hacia delante, hasta que tu frente toque el suelo. Al tratarse de una postura de relax, el coxis se alarga y todo el cuerpo se relaja. Si estás cómoda, puedes mantenerte en esta postura todo el tiempo que necesites. Eso sí, ten la precaución de levantarte despacio cuando termines, para evitar un posible mareo.

Balasana o Postura del niño

El Shiva Twist

Esta postura puedes practicarla sentada, pero también tumbada. Solo tienes que flexionar una rodilla y llevarla al lado opuesto. Si la realizas tumbada, la rodilla y el hombro opuestos han de tocar el suelo. Con el Shiva Twist podrás estirar por completo tu espalda y aliviar posibles dolores en la zona lumbar.

El Shiva Twist

Padmasana o flor de loto

Es la postura clásica de la meditación. Te ayudará, además de a estirar tus caderas, a relajarte y a eliminar el estrés que el desajuste hormonal de la menstruación puede causarte. Si no practicas yoga habitualmente, es difícil que puedas realizarla a la primera, pero no imposible y merece la pena interior. Para lograrlo has de sentarte y estirar la piernas hacia adelante. Dobla una rodilla y atrae el pie hacia ti para ponerlo sobre el muslo de la pierna contraria. Repite este movimiento con el otro pie. Una vez que alcances la postura, cierra los ojos y respira con lentitud y profundidad.

Padmasana o flor de loto