Noticias de San Cristobal Santa Fe y Región

Actrices Argentinas: «Basta de contratos basura y de silencio, no nos callamos más»

Filo.News habló en exclusiva con la abogada de Anahí de la Fuente, una de las denunciantes de Diego Pimentel. La colectiva de Actrices Argentinas acompañó la denuncia a través de una conferencia de prensa.  

Gasista Clever
GIF Exclusive

Esta tarde la colectiva de Actrices Argentinas junto con distintas organizaciones de la cultura, realizaron una esperada conferencia de prensa. Recordemos que la primera y única vez que sucedió lo mismo, (cuando Thelma Fardín denunció al actor Juan Dartés) se abrió una puerta de acusaciones, revelaciones y un diálogo social respecto al abuso sexual bisagra en la historia de nuestro país y también en el feminismo argentino. 

Pero esta vez fue diferente. Si bien hay un nombre dando vueltas y una denuncia particular, la idea fue dejar al descubierto la terrible situación de precarización y acoso laboral que viven las mujeres en el mundo de la cultura. 

En julio de este año el director del Centro Cultural San Martín, Diego Pimentel, renunció a su puesto luego de enfrentarse a dos denuncias por acoso sexual. Al realizar la denuncia, las víctimas, Anahí de la Fuente y otra joven que prefiere preservar su identidad, fueron desvinculadas de sus trabajo.

Diego Pimentel, ex director del Centro Cultural San Martín. | Fuente: Twitter
Diego Pimentel, ex director del Centro Cultural San Martín. | Fuente: Twitter

Filo.News pudo hablar en exclusiva con Jimena Gibertoni, abogada de Anahí, quien nos adelantó qué pasará en esta segunda y multitudinaria conferencia de prensa de Actrices Argentinas. 

La unión hace a la fuerza

«Más allá de que sí, está el caso de Pimental y es puntual, lo que sucede es que es un caso que se replica en un montón de situaciones y que lo sufrieron y sufren miles de mujeres en nuestro país. Y no sólo en el contexto del trabajo, sino que todo empeora por la precarizacion laboral. Es un caso pero es un caso espejo que nos hace preguntarnos cuántas llegan a denunciar estas situaciones, cuántas mujeres ni siquiera cuentan con los recrusos y se quedan en el camino porque la consecuencia inmeditada es el miedo a ser echadas de sus trabajos», explica Gibertoni. 

En el medio de una crísis económica que golpea fuerte, la precarización laboral es brutal y son las feminidades quienes más las sufren. La brecha salarial que nos separa de los varones es de 27% y la precarización extrema tiene cara de mujer. En este contexto, Actrices Argentinas, y varias colectivas más como autoras, escritoras, directoras, técnicas de cine, bailarinas, músicas, trabajadoras de centros culturales, colectivos feministas y transfeministas; y organizaciones por los derechos humanos, relataron en carne viva la angustia con la que se trabaja en los espacios de cultura a diario. 

«Yo acompaño desde lo jurídico, no programé lo que sucedió. Pero tengo claro que de lo que se trata es, en realidad, de dar un mensaje más amplio que la denuncia en sí, mostrar y visibilizar la precarizacion en la cultura siendo mujer», refuerza la abogada.

La conferencia tuvo un tinte político pero no partidario y con fuerza dieron un mensaje claro: «esto no da para más». «No es una denuncia como con Thelma, aunque sí hay un nombre, la idea es mostrar las consecuencias y cómo después de todo lo que pasó, las chicas denunciantes fueron echadas de sus trabajos y no las volvieron a reincorporar», explica la abogada y agrega: «la lectura de esto es que si denunciás, te quedás sin trabajo».

El caso de Anahí generó mucho movimiento dentro del ámbito cultural. A raíz de esa denuncia, «se empezaron a comunicar un monton de pibas que habían pasado situaciones simiares. Dentro del Estado, en el mundo de la cultura, cientos de denuncias o testimonios que te hacen dar cuenta de que esto no es un problema de una o dos chicas, es algo estructural y de base», sostiene Gibertoni. 

Efecto dominó

«Vino más por una necesidad de las denunciantes y de muchas que no se animan a hacerlo. Cuando este tema explotó, muchas chicas empezaron a enterarse que pasaba lo mismo en otros ámbitos, con los mismos u otros implicados pero bajo la misma lógica de acoso. Fue un hartazgo», cuenta la letrada. 

Así como el año pasado la denuncia de Thelma Fardín generó una oleada de otras denuncias, lo mismo sucedió con Anahí. «Thelma vino a romper con todo ese tabu y todas esas situaciones de los abusos sexuales que se dan en el ámbito laboral y hoy, todo eso, se traslada directamente sobre la precarizacion laboral y ser mujer en esas situciones», explica Gibertoni. 

Colectiva de Actrices Argentinas | Foto: Instagram
Colectiva de Actrices Argentinas | Foto: Instagram

El rol de las Actrices Argentinas es fundamental. La colectiva, que se gestó a comienzos del Ni Una Menos en el 2015, busca visibiliar la situación de toda la comunidad cultural de nuestro país. «Actrices entra por una falta de respuesta a nivel institucional por parte del Ministerio de Cultura», explica Gibertoni. 

«No dimos nombres específicos, no es la idea. La idea es visibiizar la precarización, no queremos hacer de esto una situación punitivista. La cultura está muy vapuleada y hay que hacer algo. Tiene que ver con un reclamo colectivo de la cultura. Hay determinadas personalidades que ocupan puestos de poder y que replican prácticas de acoso sexual», agrega la especialista.

«Una parte de toda esta organización está fomentada por el rol de las actrices que apelan a llegar un poquito mas allá de las casas y de los trabajos. Serán acciones a raiz de este caso que despertó la necesidad de una visvibilización a estas situaciones cotidianas y naturalizadas que ya no se aguantan más», sostiene la abogada de Anahí.

De la denuncia al juicio 

Anahí de la Fuente. | Foto: Página 12.
Anahí de la Fuente. | Foto: Página 12.

Anahí denunció a su jefe que la acosaba y se quedó sin trabajo. Desde el Centro Cultural San Martín aún no hubo pronunciamiento más allá de la renuncia del acusado. «Ella se tuvo que ir a vivir a lo de los padres y piensa que todo esto le sucedió por halar. La mayoria de las chicas terminaron renunciando por motus propio porque no podían soportar más esa situación y, las que no renunciaron pero denunciaron, se quedaron sin trabajo. Esa no puede ser de ninguna manera la solución. No puede ser que sean las mujeres las que pierden cuando son ellas las victimas», agrega la abogada. 

La denuncia que realizó la víctima en la Fiscalía N° 16 especializada en violencia de género, ubicada en la calle Bartolomé Mitre, a cargo de Claudia Barcia, pasará ahora a una instancia oral. «La fiscal dice que claramente hubo maltrato físico y acoso sexual en ocasión de trabajo y la presión a través de un rol de superior jerárquico, así que pidieron la elevación a juicio para que haya un debate oral», finaliza Gibertoni. 

Fuente: FiloNews

GIF Aguara
PetShop