Anuncios
Solo en www.sancristobalinfo.com

San Cristóbal: 12 años de prisión para Sandoval, culpable de abusar gravemente de dos niñas de 9 y 11 años

Juan Ramón Sandoval recibió la condena de 12 años de prisión efectiva. Fue durante el juicio al cual fue sometido el hombre de 60 años acusado de abusar de dos niñas, hijas de su pareja, en San Cristóbal. Estará en prisión hasta el 7 de septiembre del 2027.

Llegó a su fin el segundo juicio oral y público en los tribunales sancristobalenses. La fiscal Hemilce Fissore había solicitado la pena de 12 años de prisión efectiva para Juan Ramón Sandoval, acusado de abusar sexualmente de dos menores de edad –hijas de su pareja– en San Cristóbal. La pena solicitada por la fiscal es por la autoría del delito de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la convivencia de las dos víctimas, quienes en la actualidad continúan siendo menores de edad.

El tribunal, a cargo del debate e integrado por los jueces Cristina Fortunato y Osvaldo Carlos y por el abogado particular Hugo Parma, brindó la sentencia este viernes a las 8.30hs, y agregó que en un plazo de 5 días se aportarán los fundamentos íntegros del porqué del fallo.

Abusos habituales y reiterados

Para la fiscal Fissore “luego de tres días de intenso debate es posible afirmar que la tesis acusatoria quedó totalmente comprobada. Las pruebas producidas son contundentes”.

La funcionaria del MPA afirmó que “el imputado abusó de las menores de manera reiterada y habitual. Lo hizo en la vivienda que compartió con las niñas por más de ocho años, aprovechando la relación de pareja que tenía con la madre de ambas”. Además, indicó que “los delitos también fueron cometidos en una casilla rodante que poseía el imputado en un campo de su propiedad ubicado en la zona rural de la localidad de Santurce (departamento San Cristóbal)”.

“Los ilícitos ocurrían cuando la madre de las niñas se iba a trabajar. En tal sentido, logramos demostrar que el acusado tenía pleno conocimiento y voluntad de sus actos, y siempre actuaba a pesar de que las víctimas se negaban. Además, lo hacía con los meros fines de satisfacer su deseo sexual”, agregó la fiscal.

Fissore también hizo hincapié en que el acusado les ordenaba a las menores no decir nada de lo ocurrido. “Evidentemente, se trataba de un secreto de las dos niñas sostenido por su ingenuidad y sus miedos, y disfrazado por una supuesta imagen protectora que se hacía llamar ‘papá’”, precisó la fiscal.

Sobreactuación

La fiscal también trajo a colación que “el imputado nunca demostró angustia ni preocupación por las niñas. Intentó permanentemente trasladar las sospechas y la imputación a la persona denunciante, descalificándola desde una posición rígidamente moralista, sobreactúa respecto a sus características referenciadas de marido protector y buen padre”.

En tal sentido, Fissore se refirió a las “falsas promesas” formuladas por la Defensa en el alegato de apertura y sostuvo que “no fueron cumplidas en lo más mínimo durante el desarrollo de este juicio, lo cual deja a las claras la ausencia total de una teoría del caso de su parte”.

El comienzo

La investigación del caso fue iniciada por la Fiscalía partir de una denuncia radicada por una tía de las víctimas el domingo 6 de septiembre de 2015 en la sede de la jefatura de la Unidad Regional XIII de la policía en la ciudad de San Cristóbal.

Hasta el 207

Juan Ramón Sandoval deberá cumplir la condena hasta el 7 de septiembre del 2027, teniendo en cuenta que fue detenido el 6 de septiembre de 2015, y al momento de su sentencia, habían pasado 725 días de cárcel.

La importancia de la familia

Más allá de de la madre biológica (RM) fue imputada por encubrimiento, las tías de las niñas jugaron un papel fundamental en el caso. Fueron las personas que se dieron cuenta de las actitudes adoptadas por las niñas y las denunciantes en la causa, presentaron declaración y facilitaron pruebas. “Fueron personas muy valientes, debieron soportar distintos tipos de presiones y el hecho generó conflicto dentro de la familia, pero ellas son las que vieron las conductas extrañas en las niñas y no podían quedarse con los brazos cruzados. El secreto estaba develado, ellas entendieron que debían denunciar y nosotros entendidos que esta persona debía ser juzgada y condenada como pasó”, cerró la Fiscal Dra. Hemilce Fissore.

Gentileza: El Departamental – Nota Ramiro Muñóz

Anuncios
También podría gustarte
Comentarios